viernes, 24 noviembre 2017
13:17
h. Última Actualización

¡Llegó el 19 de febrero!

16 feb 2017 / 00:02

    A partir del próximo domingo empieza una nueva era para el país. Sea como sea, Rafael Correa tendrá que irse. Empezaron sus últimos días. La gente que lo aduló por diez años empezará a poner sus ojos en quien tenga más posibilidades de llegar a ejercer la presidencia. Dependiendo del resultado, algunos se irán del país, otros convencidos de que han hecho un buen trabajo estarán felices de volver a sus casas y librarse del tirano; otros, los cobardes que golpean rodeados de guardaespaldas pero que se esconden cuando andan solos, tendrán la encrucijada de qué hacer, pues saben que no podrán caminar solos en las calles, ya que cuentan con la certeza de que hay gente que los espera, y no para abrazarlos. Finalmente, sucederá lo inevitable, Alianza PAIS terminará de derrumbarse. Sus peleas internas se han desbordado, incluso, en esta misma campaña. Burdamente y sin ninguna vergüenza, como se dice, sin finuras, se serruchan el piso y se sacan los ojos.

    La sociedad civil reflexionará más sobre su voto, podrá identificar con mayor facilidad quién de los candidatos está endiosado. Tal vez será más fácil, por descarte, elegir adecuadamente, elegir a quien defienda la paz y el respeto que nos merecemos.

    Votemos por nosotros y por la generación de la que somos responsables. Pensemos que la crisis económica la tendrá que manejar quien gane, y nosotros, así que resultará más eficaz el aporte a la paz y a la estabilidad, sin endiosamiento y sin obsesión de poder. Pensemos, por ejemplo, en los aspirantes a vicepresidentes, ¿serán de aquellos que alucinan por tener más poder? ¿Cuántos presidentes correrían riesgo de tener el enemigo a sus espaldas?

    Hay mucho en qué pensar. ¡Votemos con toda la esperanza y alegría que ese pedacito de papel, el certificado de votación, representa en nuestra historia como ciudadanos! Salir de este gobierno, en estas elecciones, solo tiene un camino, no darle el voto a quien se cree infalible, a quien desconoce la realidad social y a quien sería capaz de ponerle precio a todo, con tal de llegar y tener más de lo que tiene.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA