martes, 19 junio 2018
11:44
h. Última Actualización

Latinoamérica, 2018 (2)

12 ene 2018 / 00:01

    Cuando se anhela un cambio, la esperanza puede distorsionar los resultados. Por eso escribo este análisis hoy. Hay dos elecciones importantes. El primer caso es Cuba. Este marzo se convocarán elecciones para conformar la nueva Asamblea Nacional que nombrará al sucesor de Raúl Castro. Crecen las expectativas de Cuba sin el apellido castrista. El fin de la monarquía. No tan rápido. Recordemos: los candidatos provienen únicamente del Partido Comunista, fue imposible para la oposición participar en el proceso. Ya tenemos una idea de la línea del nuevo mandante. Me imagino que aquí nacerá la primera objeción, después de todo, quién mejor que nosotros para testificar que una vez muerto el rey, viva el rey. Que hay la posibilidad de ruptura en la sucesión, y que un nuevo apellido puede constituirse como oposición al anterior. Algunos dirán incluso que esto es previsible, ya que el posible mandatario Miguel Díaz-Canel (para colmo, actual vicepresidente), ha sido de carácter reformista. Si hoy juega a ser heredero castrista es por estrategia electoral. Podría ser. Pero no podemos ignorar que Raúl Castro se mantendrá como primer secretario del Partido Comunista. Y sabemos que desde la Revolución, el poder reside ahí. Cada movimiento será controlado. Me atrevo a ir más allá: cualquier reforma política habrá sido calculada, con el fin de atraer capital, ahora que Venezuela no les sirve y Trump terminó cualquier acercamiento. Habrá elecciones, pero un Cuba Libre aún se pedirá como una mentirita.

    El segundo caso es Venezuela. Si se mantienen las elecciones, el único resultado será el desprestigio de la oposición. Nicolás Maduro será reelecto presidente. La MUD habrá jugado una vez más. La decepción será incalculable. Y la crítica será dirigida a la Mesa de la Unidad: “¿cómo accedieron a participar en una farsa y legitimar a Maduro?” Probablemente las fuerzas opositoras que no participaron se vean fortalecidas por realistas y coherentes. Aunque no faltarán quienes los acusen de haber impedido una participación masiva (disminuyendo las posibilidades de fraude). Ojalá que este 2018 no caigamos en los mismos cuentos.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA