jueves, 23 noviembre 2017
18:52
h. Última Actualización

Las amenazas de Corea del Norte

13 ago 2017 / 00:00

Corea del Norte amenaza a Estados Unidos con un ataque nuclear preventivo en el caso de que Washington decida optar por la vía militar para acabar con el programa de armamento nuclear del país asiático. Por su parte, el director de la CIA sostiene la posibilidad de apartar del poder al dictador, como vía para solucionar el problema norcoreano y desnuclearizar la península.

“Si nuestros enemigos malinterpretan nuestra situación estratégica e insisten en que sus opciones pasan por realizar un ataque preventivo nuclear contra nosotros, lanzaremos un ataque nuclear preventivo sobre el corazón de América a modo de implacable castigo y sin advertencias”, aseguró el ministro de Defensa norcoreano, Pak Yong-sik.

No es la primera vez que Corea del Norte lanza esta amenaza. Es parte de la habitual retórica belicista que utiliza el régimen, exacerbada en los últimos meses por el aumento de las sanciones económicas a Pionyang.

La propaganda norcoreana ha estallado con las declaraciones del director de la CIA, Mike Pompeo, que en un foro sobre seguridad habló de la necesidad de encontrar una forma de separar a Kim Jong-un de su arsenal nuclear. “Lo más peligroso es el carácter de la persona que tiene control sobre estas armas. Desde el punto de vista de la Administración, lo más importante que podemos hacer es separar las armas nucleares de alguien que pueda tener la intención de usarlas”, dijo.

Los norcoreanos dicen que liquidarán a cualquiera que intente sacar del poder a Kim Jong-un. El fanatismo que ha logrado inculcar al pueblo este líder, para nuestro criterio, ningún dirigente político en la historia lo ha logrado. Hitler, en sus mejores tiempos, se queda pequeño frente a él.

La diplomacia norteamericana, consciente del peligro, ha buscado el pronunciamiento de China, país que es uno de los pocos que mantiene buenas relaciones con los norcoreanos, y es el gran abastecedor no solo de alimentos sino de toda la tecnología que ha adquirido ese país.

La actitud de China. Hasta hace muy poco los chinos miraban, casi con indiferencia, las amenazas de los coreanos; como que les importara poco el poder nuclear que ha adquirido ese país.

Para nuestro criterio, los chinos creen que, en caso de un enfrentamiento nuclear entre EE. UU. y Corea del Norte, las consecuencias solo afectarán a estas dos potencias. No han calculado que de suceder eso, media humanidad se verá comprometida. Si todavía se recuerdan los efectos de las bombas lanzadas en Hiroshima y Nagasaki, basta calcular que las armas atómicas actuales son muchas veces más destructoras y sus efectos, en el caso de Corea del Norte, se extenderán mucho más allá de su territorio. Toda la humanidad, para nuestro criterio, se verá involucrada.

A última hora se confirma nuestra preocupación: la semana pasada, el Consejo de Seguridad ha tomado conciencia del peligro que significa el hecho de que Corea del Norte siga empecinado en aumentar su arsenal nuclear y sorprendiendo al mundo. Los quince países que hoy lo conforman, contando a los cinco grandes, se han pronunciado por imponer sanciones económicas bastantes duras. China, por fin se pronunció y eso es un gran triunfo. En esa forma, Corea del Norte pierde a su gran abastecedor.

Veremos qué actitud toma su líder con las nuevas sanciones. Corea del Norte perderá un tercio del ingreso de sus divisas externas, que ascienden a 3.000 millones de dólares anuales. La resolución de la ONU 2371 quiere impedir que Corea del Norte obtenga divisas y pretende obligar a Pionyang a sentarse en la mesa de negociaciones.

Las nuevas sanciones intentan impedir las exportaciones norcoreanas de hierro, mineral de hierro; plomo, mineral de plomo; pescados y crustáceos. Las sanciones no incluyen, en cambio, la venta de productos petroleros a Corea del Norte.

La resolución también prevé la prohibición de emprendimientos comunes entre firmas extranjeras y norcoreanas, y el cese de cualquier inversión suplementaria a las ya existentes.

El texto incluye, asimismo, la prohibición de que Corea del Norte aumente el cupo de trabajadores de ese país en el extranjero. Las naves norcoreanas que violen resoluciones de la ONU no podrán entrar en ningún puerto del mundo.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA