lunes, 21 mayo 2018
01:01
h. Última Actualización

La U. en riesgo

13 feb 2018 / 00:00

    Nuestra educación superior ha sido golpeada en los últimos años. La Universidad Andina Simón Bolívar, por ejemplo, soportó el acoso del régimen anterior, interesado en tomarla por medio de sus incondicionales o simplemente acabarla. Armado con una Ley de Educación Superior hecha a la medida de su inocultable afán autoritario, el jefe de Estado de entonces la utilizó como instrumento para terminar con la autonomía universitaria, desconocer la tradición científica y social de la “alma mater” y anular cualquier posibilidad de fortalecer el rol de prestigiosos centros educativos que demandaban una urgente asistencia y atención, a fin de impulsar el funcionamiento de los niveles más altos de la preparación académica e investigativa. En lugar de aprovechar ricas experiencias forjadas en decenios de esfuerzo, ese gobierno impuso, como panacea de su desbocado protagonismo, el armatoste de costosa caparazón y de inútil significado que es Yachay.

    Esta arremetida tocó también a una entidad que ha demostrado solvencia y sólida formación, como garantías para preparar valores profesionales en diversas ramas: la Universidad Santa María de Guayaquil. Creada en 1996, bajo la cobertura de la Universidad Técnica Federico Santa María de Chile, adecuó su funcionamiento a la normativa vigente en nuestro país, cumplió con todas las exigencias, pero la secuencia de los procesos encaminados a obtener el reconocimiento legal definitivo fue obstaculizada por la inseguridad jurídica de la década perdida. Así, este plantel se ve abocado a su cierre si la Asamblea Legislativa no toma en serio el problema y le da una rápida y justa solución. La continuidad de su funcionamiento, la posibilidad de seguir contando con los soportes provenientes de otras reconocidas universidades, y la seguridad de que los alumnos que cursan sus respectivos ciclos puedan concluirlos sin obstáculos, requiere de una decisión. Si ella es positiva, la universidad guayaquileña y ecuatoriana seguirá contando con un núcleo emblemático de ciencia y tecnología.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA