viernes, 18 mayo 2018
16:05
h. Última Actualización

La Iguana

14 dic 2017 / 00:00

    Diversos estudios han establecido cómo existe una marcada diferencia de temperatura ambiental entre una ciudad y su entorno rural circundante. Esto debido a factores como el asfalto, el cemento de los edificios, la reducción de las superficies impermeables que reducen la evaporación y disminuyen la velocidad del viento y, principalmente, por la progresiva pérdida del entorno vegetal natural, causado por una mala concepción y planificación de las ciudades.

    La Fundación La Iguana, organización sin fines de lucro fundada en el año 2012 por la guayaquileña Andrea Fiallos, ha tomado la iniciativa de “recuperar y reforestar, con árboles nativos, nuestras ciudades, siendo una solución inmediata para contrarrestar los efectos del cambio climático”. A esta labor se han ido sumando cada vez más voluntarios que entienden que si bien el cambio climático es una realidad, sus efectos pueden ser minimizados.

    Sus campañas Sembrando una ciudad, con la siembra de especies nativas de árboles en parterres, calles y espacios públicos -labor que por cierto es competencia municipal- ya están generando efectos positivos en ciudades como Samborondón, Playas o Guayaquil. En esta última, baste recordar cómo era la avenida Barcelona y cómo se encuentra en la actualidad. La última de sus acciones fue el domingo pasado, con la siembra de especies nativas en la vía a la costa, en el tramo comprendido entre Puerto Azul y Puerto Hondo. Sus efectos serán apreciados en pocos años.

    Otra iniciativa de esta fundación fue la publicación del libro Árboles del Gran Guayaquil, de la autoría de Andrea Fiallos, que recoge un inventario de las especies arbóreas -tanto las nativas como las introducidas- de la ciudad de Guayaquil y su área de influencia, con el fin de “educar a la gente sobre la importancia de la conservación de su patrimonio forestal”.

    Gracias Fundación La Iguana y felicitaciones a Andrea Fiallos y sus voluntarios. Ya lo dijo Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA