martes, 27 junio 2017
07:30
h. Última Actualización

La era Trump

23 ene 2017 / 00:00

    La posesión de Donald J. Trump como cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos de América forma parte del espíritu de incertidumbre que caracteriza estos años a nivel mundial. Este espíritu, tremendamente agotador para las personas y para las instituciones, proviene no solo de los cambios anunciados por el nuevo presidente al orden mundial vigente desde finales de la II Guerra Mundial, sino sobre todo por la negación de las certezas vigentes desde los años noventa, cuando se inició la globalización: liberalismo, internacionalismo, globalización, libre mercado, tolerancia.

    En su discurso de posesión presidencial, Trump afirmó que el cambio radical comenzaba desde ese momento. Adiós a las “palabras huecas”; llegó la hora de la acción. Lo central de este cambio reside, a diferencia del discurso del “establishment” de los noventa, en la importancia que concede tanto a valores como la identidad y la seguridad, como al trabajo y a la prosperidad económica. La época del relativismo y de privilegio de la diversidad pareciera estar quedando atrás. El discurso de Trump anuncia el imperio de la identidad y de la homogeneidad entendida como nación. El fin de la tolerancia.

    La elección de Trump forma parte del espíritu de incertidumbre de estos años confusos. Todo es impredecible. Si gracias a la tecnología se podrá llegar en buenas condiciones a los noventa o cien años e incluso derrotar al cáncer, nadie nos garantiza sin embargo que no moriremos en una balacera en un aeropuerto, una playa exclusiva o en los patios de un colegio. Cerradas las fronteras físicas por nuevos muros nacionales, nos resignaremos a ser viajeros virtuales.

    Por supuesto, queda la esperanza de que el discurso del “reality show” sea diferente al del real ejercicio del poder o que la institucionalización en países desarrollados, en este caso Estados Unidos, sea más fuerte que los ímpetus antisistema de un presidente dispuesto a desconocer las reglas de juego imperantes.

    Se lo verá y a toda velocidad próximamente. Solo que la respuesta anunciará nuevas incertidumbres.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA