miércoles, 29 marzo 2017
19:56
h. Última Actualización

La década robada

07 mar 2017 / 00:01

    En el prólogo de uno de sus libros, titulado como el presente cañonazo, el periodista argentino Jorge Lanata aclara que: “La ‘década robada’ no refiere solo a la corrupción; es, también, la década desaprovechada: nunca antes las condiciones objetivas de crecimiento para la Argentina fueron mejores. En una década, el país fue escenario de la llegada al poder de la última batalla de la generación del setenta y tuvo su impronta en todos los ámbitos: fue vanguardista, inescrupulosa, se arrogó el monopolio moral y el ‘copyright’ de la verdad”. Y agrega: “fue necesario reinventar la historia, crear enemigos imaginarios y separar como nunca antes la realidad del lenguaje. El kirchnerismo se transformó en una secta religiosa sostenida por fanáticos que abolieron la realidad objetiva. Como todo proceso de alienación, fue gradual; por eso se atacó a los medios: eran los únicos que podían funcionar como un espejo. Néstor, un vivillo, un caudillo del interior, se transformó en San Martín; Cristina en el poder se creyó su propia mentira”.

    Cualquier similitud de la situación descrita con la de nuestro país y algunos otros en América Latina NO es mera coincidencia. Se dio porque la forma de gobierno adoptada obedecía a un mismo plan que, con pretensiones de implantar el socialismo apenas disimuló su profundo contenido populista, revestido de un lenguaje aparentemente de izquierda, pero que, en la práctica, únicamente se evidenció como un “capitalismo corrupto”. Una vez alcanzado el poder con el apoyo de gran financiamiento de diversas fuentes y la asesoría de expertos en manipulación electoral, con el financiamiento de las empresas que luego estarían a cargo de la realización de las obras faraónicas y aprovechando el desencanto generado por gobiernos corruptos y negligentes, se dio paso a la implantación de ese “capitalismo corrupto”, cuyos rasgos y trafasías han empezado a develarse en todo el continente.

    Cuando comienzan a soplar vientos de cambio, ellos deben ser diferenciadores de lo actual, sin vueltas atrás que den paso a situaciones similares a las que dieron lugar a lo que ahora se repudia.

    huertaf@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA