viernes, 24 noviembre 2017
17:21
h. Última Actualización

La credibilidad

30 ene 2017 / 00:02

    La confianza que generamos en los demás es lo que hace que las personas crean en lo que expresamos, trascendiendo si el contenido de lo que decimos es veraz o no.

    El elemento fundamental sobre el que se sustenta la credibilidad de una persona es la honestidad.

    Periodistas, líderes de opinión, dirigentes políticos y guías religiosos hacen de la honestidad una práctica en sus vidas; de suerte tal, que sus palabras luego se materialicen en hechos. Ejemplo de aquello lo vimos en el tema político, con Pepe Mujica, expresidente del Uruguay, hombre sencillo que supo el significado de ser elegido por un pueblo para servirlo siendo el primer trabajador y no para considerarse un reyezuelo, pretendiendo haber sido electo para que el pueblo lo sirva. En lo religioso hay que citar al líder de la Iglesia católica, el actual papa, Francisco, quien es otro ejemplo de la coherencia, al exigir una Iglesia alejada del oropel y más cercana a la sencillez de la Iglesia primitiva; y en lo periodístico, por citar unos cuantos nombres, don Jorge Vivanco (+), Diego Oquendo, Jeannette Hinostroza o Washington Delgado, entre otros, quienes se han ganado a pulso la credibilidad, porque hicieron del honor su razón de ser y de la coherencia en su obrar, su tarjeta de presentación.

    Estamos en época de elecciones, vivimos una campaña sucia, llena de falsedades, en la cual quienes piden un pacto ético son ineficientes en revelar a los involucrados en el caso Odebrecht de los últimos ocho años. Y quienes dicen ser oposición le hacen el juego al continuismo, dividiendo la votación o propiciando el voto en blanco o nulo.

    El 19 de febrero próximo frente a las urnas debemos elegir a quien represente la honestidad, la coherencia, el respeto a la libertad de expresión, de opinión y de información. Elegir a quien no oculte información o juegue con los tiempos en su favor para hacerlo, a quien valore la opinión contraria expresada de manera respetuosa, razonada y razonable. En definitiva a quien posea como valor fundamental la honestidad y una credibilidad reconocida.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA