sábado, 21 julio 2018
15:52
h. Última Actualización

La cancha

13 jul 2018 / 00:00

    Antes de empezar este artículo, quisiera informar al lector que desconozco de fútbol. La osadía de escribir sobre el Mundial es producto de los aprendizajes que deja este deporte a un simple observador. Empecemos por la exaltación de personalidades: se aplaudía (o se lloraba) más a Messi, que a Argentina. El individuo haciendo e impulsando al equipo. Lo mismo que en la política. El candidato haciendo, impulsando a su partido. Las elecciones de México constituyen el ejemplo perfecto. La victoria de AMLO no era una sorpresa; lo que no era previsible era la barrida que daría su partido en las otras designaciones. Morena ganó todo: presidente, senadores, diputados. La presencia de López Obrador tuvo un efecto magneto y endosó la atracción de sus seguidores hacia el resto. Estemos conscientes de nuestra naturaleza caudillista. La atracción hacia una figura que sobresale es natural, mas, pareciera que como país estamos repitiendo errores de comentaristas deportivos: todo gira alrededor de un apellido. Un elegido que salvará el día. Tomemos el ejemplo de Revolución Ciudadana, que sin Rafael Correa, muere. En Ecuador sufrimos esa tendencia: configurar jugadas para favorecer “al político” y esperar que así gane el partido para todos. Deberíamos preguntarnos si eso es suficiente. Para dos de los más grandes de la historia no lo fue. Otro aspecto que reafirmé estas últimas semanas: la necesidad de mecanismos (más o menos) imparciales. Cuando un jugador solicita una revisión al VAR, ¿qué vemos? Confianza en el sistema por la transparencia del proceso. Imaginemos si esos dos principios estuvieran presentes en nuestra democracia. Pero hay más. El fútbol es el nuevo campo de batalla entre las naciones. La competencia por la gloria ya no es vida o muerte. “Francia se enfrenta a Croacia”, no es un titular bélico. La confrontación ahora es simbólica, pero el espacio donde se lo “deja todo por la patria” es real. Y aun a riesgo de sonar exagerada, quisiera afirmar que en este deporte se crean los nuevos mitos. Las hazañas que recordaremos. Los milagros que presenciamos. El héroe que nace. Este domingo, el mundo es su cancha.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA