domingo, 19 noviembre 2017
15:00
h. Última Actualización

Insensatez

14 nov 2017 / 00:01

    Se acabó esa etapa encantadora de ilusión, donde esperábamos que los cambios de fondo que necesitaba nuestro país ocurran. De un solo plumazo, nos acaban de despertar, para aterrizarnos de manera forzada a nuestra cruda realidad.

    El presidente envió a la Asamblea un proyecto de ley mal llamado de reactivación económica, y no veo qué es lo que reactiva, ni por dónde. El proyecto no elimina los impuestos asfixiantes que nos dejó la década pasada, como el de salida de divisas; que si bien es cierto, no es pagado directamente por los más pobres del país, sí se lo cargan de manera indirecta en los costos de las empresas que lo pagan. No eliminan el anticipo del impuesto a la renta, que chupa la escasa liquidez de las empresas, sin considerar si pierden o generan utilidades. No elimina el impuesto sobre la plusvalía, que afecta significativamente el patrimonio de muchos ciudadanos. Proponen un impuesto que gravará el retiro del efectivo que tenemos en los bancos, dinero sobre el cual ya pagamos nuestros impuestos. Debe ser muy seria la iliquidez que tienen para que se les ocurra semejante barbaridad. Fomentarán el crecimiento del “Colchón Bank”. Una insensatez que graven los décimos, pues estos fueron creados con una finalidad social, ayudar económicamente al trabajador cuando más lo necesita, Navidad e inicio de clases. De allí su nombre, bono navideño y bono escolar; y su uso es destinado por completo a sus hijos. Una insensatez mocharles el pavo, los regalos y los libros. En este proyecto también elevan el nivel punitivo de la autoridad tributaria, que en manos tiranas, puede ser muy peligroso. No encuentro ninguna medida de fomento a la producción, nada dedicado a reducir los costos de electricidad, agua, combustibles y otros insumos importantes para el desarrollo del sector industrial ecuatoriano. Vemos lo mismo de siempre, no hay ningún cambio estructural que nos lleve a una real revolución económica del Ecuador.

    ¡Están equivocados, consulten a otros y no asfixien a los sectores generadores de riqueza, porque sin ellos el ciclo económico colapsa!

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA