martes, 17 octubre 2017
12:54
h. Última Actualización

¿Ganan sin Lilian?

21 mar 2017 / 00:00

    El miedo a perder las elecciones del 2 de abril lleva al oficialismo a tomar medidas desesperadas. No visualiza sus consecuencias porque para él, la colectividad se mueve solo a partir de su capacidad de propaganda y comunicación.

    Al prohibir el ingreso de Lilian Tintori por el aeropuerto de Guayaquil, creyó acallar a la valiente venezolana e impedir que su presencia al lado del opositor Guillermo Lasso le significara una disminución en las preferencias electorales. Para estos “revolucionarios”, el testimonio de Tintori sobre el descalabro venezolano por culpa de la cleptocracia madurista significa un ataque de la derecha continental del que la “límpida” trayectoria del régimen de Correa debe quedar fuera, y evitar así las perniciosas consecuencias de estas “maniobras imperialistas”.

    La noticia del acontecimiento dio la vuelta al mundo. La activista venezolana salió en la mayoría de los medios de comunicación, y tanto la opinión pública mundial como la ecuatoriana, la receptó como una clara expresión de abuso de poder y de violación de los derechos humanos.

    Su difusión no tuvo límites y el hecho logró ubicarse de tal manera en la conciencia ciudadana, que rebasó las diferencias sociales y no se circunscribió, como en otras ocasiones, solo en los estratos medios y superiores.

    Ahora, toda la gente, atenta a cualquier situación que se dé al interior del escenario electoral, muestra curiosidad, se comunica por las redes, no deja escapar ninguna circunstancia relacionada con el momento político y ha perdido el temor que tenía de protestar y hacer oír, en alta voz, su desacuerdo e indignación. Basta observar lo ocurrido hace pocos días, a propósito de la inauguración de un hospital por el presidente, cuando, al manifestar este que la casa de salud estaba lista y tenía cubierta su dotación de medicinas, un grupo de pobladores le gritó: “...mentira, mentira, mentira...”.

    De modo que si los “estrategas” del continuismo piensan que la ausencia de Lilian les favoreció, están tremendamente equivocados.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA