viernes, 23 febrero 2018
22:43
h. Última Actualización

Exportar

14 dic 2017 / 00:00

    El domingo 10 se inauguró en Argentina la XI Conferencia de la OMC (Organización Mundial de Comercio) (3.500 asistentes de 164 países) para definir nuevas reglas en comercio agrícola, electrónico, industrial, de servicios, inserción de Pymes en el mundo, pesca, exportación e importación, desarrollo sostenible, derechos humanos, medioambiente y facilitación de inversiones. Asistieron varios presidentes. La sesión de clausura fue ayer 13.

    El 22 se vencen los Bonos Global 2015. El Gobierno tiene menos de US$ 300 millones. Solo en décimo tercero son US$ 555 millones, fuera de sueldos de diciembre. Nadie le presta. El petróleo sigue bajando. Solo hay US$ 3.500 millones en el Central como “fondo de liquidez” que no pertenece al Gobierno sino a los depositantes.

    El 31 terminan las ‘preferencias arancelarias” (Sistema General de Preferencias SGP) que nos otorga EE.UU. En el 2002 estas preferencias incluyeron confecciones, petróleos y sus derivados, calzado y manufacturas de cuero, y atún, antes excluidos. El Gobierno no expresa aún su voluntad política de renovarlo. De parte de EE.UU. hay predisposición abierta. Beneficiará al brócoli, atún, flores y alcachofas (que no se exportan). Es urgente negociar con nuestro mercado natural EE. UU. Se podría renovar a finales de marzo. Es la mejor herramienta para el ingreso de dólares. Ante la iliquidez que sufre la economía hay que exportar, promover inversiones y remesas. No hay otra manera. Al presidente Trump hay que mostrarle interés en renovar el “sistema de preferencias arancelarias”. Ser amigable. Negociar.

    Un grave error eliminar la base de Manta. La droga nos arrasa. Igual la renuncia al Aptdea (Ley para Erradicación de Drogas y Promoción del Comercio Andino) que promueve exportaciones y el desarrollo de alternativas económicas distintas a cultivos ilícitos que permitía ingresar nuestros (+-) 700 productos sin arancel al mercado americano. Por sacarnos (2013 al 2016) Ecuador perdió US$ 120 millones.

    El CAT (Certificado de Abono tributario) siempre fue un incentivo para la exportación.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA