lunes, 18 junio 2018
18:04
h. Última Actualización

Entre la imagen

12 jun 2018 / 00:01

    La designación de la canciller ecuatoriana como presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas tiene incidencia en la dinámica política del país. El hecho genera, sin duda, un sentimiento de aceptación en parte de la opinión pública. Su presencia en tan alto cargo representando a un pequeño país y su condición de mujer, tienen significación y producen de manera inmediata mucha expectativa a nivel internacional, puesto que el nombre de Ecuador ocuparía con ello un buen espacio en la noticia.

    Como contraparte de ese “prometedor” efecto, toma cuerpo una situación crítica que obviamente tiene que ver con el desempeño de aquella en el espacio de nuestra política exterior y en el manejo de los delicados temas de seguridad nacional en la frontera norte. Esto ha movido a que varias de las fuerzas partidarias actuantes en el Legislativo, posicionen su demanda y actúen de modo contundente para que se inicie el juicio político en su contra, y se la sancione por haber fallado en el desempeño de sus funciones y por ser responsable de una adhesión injustificada a gobiernos que, como el de Venezuela y el de Nicaragua, asesinan a sus pueblos, se alzan con los recursos públicos -con desfachatez- y pisotean la institucionalidad.

    La actitud de esos núcleos partidarios puede por el momento asomar como poco justificada e inoportuna frente a la dimensión de ese nombramiento a su retiro de la Cancillería y a la designación de su reemplazo. Sin embargo, y a medida que avance la preocupación regional y mundial respecto a temas críticos, como el de Venezuela y Nicaragua, el protagonismo personal de la ungida corre el peligro de ceder ante la magnitud de ellos. Si eso ocurre, el nombre de María Fernanda Espinosa, con toda seguridad, ya no será el hecho noticioso del comienzo sino el referente para que el mundo visualice una actitud, la de Ecuador, como propia de un país sin política exterior definida y sin capacidad para asumir posiciones.

    No cabe duda que la visión política de corto plazo conlleva riesgos.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA