viernes, 24 marzo 2017
13:13
h. Última Actualización

Encuestas y balotaje

12 ene 2017 / 00:00

    Grave error es creer que las encuestas aciertan sobre quiénes van al balotaje (segunda vuelta). Nunca, en Ecuador, ni en el mundo, las encuestas han acertado. Las encuestadoras son negocios lícitos que lucran como cualquier otro. Son pagadas por interesados y ganan por sus estrategias electorales. Imponen muestras como representativas del total. Aleatorias. Inciertas. Naipes del destino, el tarot o “lectura de cartas”. Bolas de cristal.

    Se sustentan en cálculos de “probabilidades”, algoritmos, cuyo referente son las estadísticas. No conocen el comportamiento de la “acción humana”, impredecible y subjetiva. Inventan resultados.

    Andrew Lang decía: “Las estadísticas deben usarse igual como un borracho utiliza un poste de luz: para apoyarse y no para iluminarse”.

    En la encuesta presidencial (1936) ganaba Hoover a Roosevelt. Gallup ofreció devolver el dinero cobrado si su predicción no fuese cierta. Y lo devolvió.

    En Ecuador los “favoritos” de las “encuestas preelectorales de intención de voto” jamás han ganado.

    En 1978, Raúl Clemente Huerta y Sixto Durán-Ballén eran favoritos. Pero el Tribunal Supremo (conocido como ‘la Mano Negra’), decidió que gane Jaime Roldós quien, por un año, recorrió el país como triunfador, sin conocerse contra quién competiría. Al final, compitió con Sixto, el débil de los punteros. En 1979 asesinaron a Abdón Calderón Muñoz.

    En 1984, el favorito Borja perdió con León. En 1988 el favorito Sixto perdió con Borja. En 1992 el favorito Jaime Nebot perdió con Sixto. En 1996 el favorito Nebot perdió con Abdalá. En 1998 el favorito Álvaro Noboa perdió con Mahuad. En 2002 León Roldós era el favorito, pero Lucio Gutiérrez y Álvaro disputaron el balotaje. Ganó Lucio. El favorito Correa perdió la primera vuelta con Álvaro.

    De los 8, cualquiera puede llegar al balotaje. Aunque, si Moreno tuviese algún chance, el candidato sería Correa. Pero, como decía Stalin: gana las elecciones el que cuenta los votos (fraude). Nuestro “derecho a elegir” se atropella con la “obligación de votar”.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA