miércoles, 20 junio 2018
01:06
h. Última Actualización

En hombros de los empresarios

02 ene 2018 / 00:00

    Hijo de padre viejo, me llenó de historias y anécdotas. De ellas una me viene a la mente cada vez que siento que se me carga demasiado peso, y que algunas normas se expiden para seguir exprimiendo a los que han venido tirando de la carreta. En Esparta las madres hacían las lanzas de sus hijos, quienes al pelear en formación de falange se convertían en una máquina de guerra imbatible. En cierta oportunidad una madre no pudo construir una lanza lo suficientemente larga, recibiendo de su hijo el reclamo por estar más expuesto ante el enemigo, y entonces su madre le espetó: “es la oportunidad que tienes de estar un paso al frente de tus compañeros en la defensa de las sagradas leyes de Esparta”. En efecto, ser un verdadero empresario en este país es eso: atrapar casi obsesivamente una idea que sea útil para los demás, convencer a otros (clientes, proveedores, colaboradores, bancos, etc.) de que la idea es buena, y quemar las naves de la relación de dependencia para aventurarse en un mar donde tan solo 1 de cada 10 barcos que zarpan, navegan 15 años después. Así son los números, y aun así hay locos que sueñan con navegar. De hecho, Ecuador es el país con la mayor tasa de emprendimiento temprano de Latinoamérica; unos por entusiasmo juvenil o senil y otros por supervivencia. Pero ser empresario no es solo tomar riesgos, crear un producto, buscar un comprador y en el camino tratar de construir un patrimonio. Ser empresario, un verdadero empresario, es sobreponerse a la facilidad de las curvas que ofrece la vida y procurar llevar los actos por la vía recta. Como diría Carlos Slim: “se trata de buscar el equilibrio entre la justicia que conduce al bien tener y al bienestar; de la conciencia tranquila, de la dignidad invicta y del deseo de servir mejor, y no necesariamente de tener más”. Lograr el desarrollo y con este el bienestar, especialmente de los más vulnerables, es un compromiso de toda la sociedad, pero la realidad es que el Atlas que seguirá cargando en hombros la reactivación es el sector empresarial. ¿Acaso ustedes esperan a alguien? El país los espera a ustedes.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA