viernes, 24 noviembre 2017
17:09
h. Última Actualización

Elecciones y régimen

15 ene 2017 / 00:00

    No expresamos nada nuevo cuando señalamos que las elecciones están cruzadas por una fuerte intervención del régimen, del oficialismo, del Estado, que como una triada activa penetra todo el proceso. En apariencia es al interior del Estado ecuatoriano que la ciudadanía renovará sus representantes, pero si se analiza objetivamente sabremos que no es el “Estado ecuatoriano” el que interviene sino el “Estado correísta”, su régimen jurídico-político y los beneficiarios del modelo económico cuyos efectos, resultados y cifras están a la vista.

    Por eso es importante meditar respecto a cuál es el poder oculto (mejor decir qué se busca esconder con una ofensiva propagandística e ideológica costosa) que está en cada acto de la coyuntura electoral. Para comprender esto recordemos lo que el sociólogo Hernán Ibarra dijo del proceso electoral del 2012. Hace 5 años él señaló:

    “El hecho de que Alianza PAIS, la institucionalidad estatal y la figura presidencial aparezcan fusionadas en la acción política, torna este proceso electoral en una concreción del peso dominante del Estado que está en capacidad de movilizar amplios recursos logísticos a favor de sus candidatos. Por ello, el espacio político aparece fuertemente definido por el Estado como el factor que organiza las posiciones de los actores políticos” (Hernán Ibarra. Ecuador Debate N°87. 2012 p.7).

    Pero ¿quién tiene el control y poder total del Estado? Es posible que algunos actores políticos, partidos, movimientos sociales y líderes sepan quién es y cuánto pesa esta realidad. Por eso hay que entender el esfuerzo desesperado y agresivo de dirigentes y partidarios del fundamentalismo estatista, dogmático y sectario, que igual que en tiempos de la derecha y la partidocracia, han creado un endeudamiento agresivo, crisis, recesión y un déficit fiscal que solo ellos no reconocen, pero que afecta a todo el país. En los hechos, los opositores no se enfrentan solo al candidato oficial y continuista sino contra un régimen que tiene una gran “capacidad de movilizar amplios recursos logísticos a favor de sus candidatos”. ¿Saben esto los electores?

    colaboradores@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA