viernes, 23 febrero 2018
22:11
h. Última Actualización

El tiempo vuela

15 feb 2018 / 00:00

    Tiene alas y las agita vigorosamente. Pronto, después de un escaso trimestre, se cumplirá el primer año del mandato del presidente Moreno.

    El año ha sido agitado y comprometido. Ha debido mantener un diálogo intenso, aunque las desafortunadas declaraciones del secretario general de la Presidencia causaron un impacto negativo y produjeron la deserción de importantes sectores que se habían alineado con el proyecto de Moreno.

    Propuso, planteó y promovió la consulta popular que ganó el gobierno, aunque no con la diferencia que anunciaba a la campaña previa. Ahora tiene que enfrentar varios asuntos dimanantes de la campaña presidencial, que son sus promesas, partiendo de la reactivación de la economía dejada en grave circunstancia por los gobiernos de Correa, cuyo proyecto se convirtió en un fracaso cuando desde casi todos los sectores se lo rechazó y se lo criticó, proyecto que finalmente fue desfigurado por completo por la Asamblea Nacional.

    Quedan también sus promesas, es decir la construcción del programa Casa para todos y la creación de cuarenta universidades técnicas. En cuanto a las casas, el programa tiene una doble vertiente: la una es la entrega de doscientas mil viviendas de manera gratuita para los pobres; y la otra, más de cien mil unidades para ser vendidas con grandes facilidades, tanto en cuanto al precio, como a los plazos del crédito.

    No se puede decir que los dos programas se hayan iniciado, pues en cuanto a la vivienda muy poco se puede contabilizar. Y respecto a las universidades, apenas hay un proyecto iniciado en la provincia de Santo Domingo.

    Es cierto que los recursos fiscales han sido de tal manera gastados y que se carga con un endeudamiento agresivo, cuyas cuotas a su vencimiento suman miles de millones, de dólares pues solo al IESS se le adeuda como ocho mil millones. Y ciertamente el equipo con el que cuenta el presidente Moreno, salvo pocas excepciones, no ha sido el más eficaz.

    Va a ser duro lo que ocurra en el transcurso de los próximos tres años del mandato y no es imposible suponer que habrá violencia en la oposición pues, al parecer, será radical la de los excompañeros de Alianza PAIS.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA