martes, 16 enero 2018
01:06
h. Última Actualización

El insulto y los populistas

11 ene 2018 / 00:01

    Freud escribió que “el hombre que primero lanzó un insulto contra su enemigo en lugar de una lanza fue el fundador de la civilización”. Sin embargo el problema se da cuando el insulto se agota y promueve la agresión física, antes que reemplazarla.

    Frente a Corea del Norte, por ejemplo, la postura de Donald Trump ha sido usar el insulto y posicionarse como héroe a fin de tratar de afianzar su cuestionado liderazgo mundial. Como afirma Nick Haslam, psicólogo de la Universidad de Melbourne: “Lo que hace a los populistas populares es que presentan una narrativa moralista simple de héroes y villanos, y parte de su atractivo consiste en que critican duramente a esos villanos, lo que puede incluir insultos”. Todo empezó cuando en su primera intervención ante la Asamblea General de la ONU, el flamante presidente de los Estados Unidos amenazó a Corea del Norte con la “destrucción total si ponía en riesgo la seguridad de su país”, además llamó “hombre cohete” a Kim Jong-un. No tardó la respuesta del líder norcoreano, quien dijo: “Con seguridad voy a domar con fuego al mentalmente desequilibrado y viejo americano chocho”. Meses más tarde los medios norcoreanos retrataron a Trump como un “viejo lunático”. Como respuesta Trump dijo que Kim era “gordo y enano”.

    A fin de año Kim afirmó: “Todo Estados Unidos está al alcance de nuestras armas nucleares y hay un botón nuclear siempre en mi escritorio. Esta es la realidad, no una amenaza”, ante lo cual Trump respondió “Kim Jong-un ha dicho que el botón nuclear está en su escritorio todo el tiempo. ¿Podría alguien de su hambriento y mermado régimen decirle que yo también tengo un botón, pero que el mío es mucho más grande y más poderoso que el suyo, y funciona?”. Como premonitoriamente dice la canción de Joan Manuel Serrat, Algo personal (1983): “resulta bochornoso verles fanfarronear, a ver quién es el que la tiene más grande”. Lamentablemente, en esta lucha de egos, quien perderá será el mundo. Concuerdo con Serrat: “entre esos tipos y yo hay algo personal”.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA