lunes, 18 diciembre 2017
10:38
h. Última Actualización

El gran fracaso de Correa

07 dic 2017 / 00:00

    Volvió al país en un lujoso avión privado que dijo que había sido costeado por sus amigos, a quienes no identificó. Pero si es así, se sospecha de los nuevos ricos que ha dejado el correísmo en su década que llaman ganada.

    El avión privado aterrizó en pista alterna y Correa descendió y salió por una puerta muy lateral y secundaria, dejando burlados a los grupos de partidarios y opositores, para ir luego a cantar y bailar en un sector de Guayaquil, cosa que me recuerda la carta que Petronio, llamado el árbitro de la elegancia en Roma, escribió a Nerón, mientras la sangre se desbordaba por sus venas rotas.

    Consciente de la baja popularidad de su líder, el sector correísta no programó ninguna recepción popular. En tanto, los correspondientes organismos entregaban a la facción morenista la representación de la llamada Alianza PAIS y un nuevo Papiniano declaraba que la consulta no se puede llevar a cabo sin el informe de la Corte Constitucional, sin saber que en la Constitucional que reformaron ellos mismos, de manera arbitraria, había una disposición que dice que si la Corte no emite su informe en el término de 20 días se entenderá que es favorable, dando paso a la consulta que Moreno convoca mediante la expedición de los correspondientes decretos. El reorganizado Consejo Electoral dio su aprobación, fijando la fecha para la realización de la consulta.

    Luego el correísmo anuncia que llevaría a cabo una convención en Esmeraldas, fijando fecha para su realización, aunque tropieza con la grave dificultad de que la Cámara de Comercio de Esmeraldas niega la concesión de su local, con el cual contaban para el efecto. Finalmente, esa reunión se convierte en una más de las sabatinas, pero esta vez desborda por el despecho y el fracaso.

    Correa ha regresado a Bélgica luego de dar un estrecho abrazo a su querido vicepresidente, Jorge Glas, en el receso de su juzgamiento. Ha retornado también en avión privado, seguramente costeado por los mismos amigos que pagaron su venida. Al parecer, Correa ha sentido su enorme fracaso y ha dicho que si no gana el No en la consulta no tiene razón para regresar, mientras cae el duelo en el pequeño grupo de sus seguidores, cada vez más disminuido.

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA