sábado, 21 octubre 2017
23:16
h. Última Actualización

El foco ladrón

20 mar 2017 / 00:02

    Eran dos. Un par de niñas. Demasiado jóvenes para ser madres. Delgadas, morenas. El sol pega duro en Guayaquil. Ambas con la tracalada de hijos que algún irresponsable les dejó. Mientras la lluvia mojaba sus rostros, la dependienta del local las increpaba desde adentro: “No pueden pedir caridad aquí. Los niños molestan a los clientes”. “No pido caridad”, dijo una de ellas. “Vendo caramelos porque no hay otra forma de vivir. Y no tengo con quién dejarlos”. Haz algo -pensé- ¿la vejez te insensibilizó? ¿Y si fueran tus hijos? Pero ganó el callo en el alma. Prendí el carro y escuché por enésima vez en la radio que la Contraloría realiza exámenes a millones de contratos y el resto del falso bla bla, gastándose la plata de esos niños en cuñas radiales para convencernos de sus mentiras. El mismo contralor que permitió a Lenín gastar 150 mil dólares en la iluminación (los focos) de su circo social. Su obligación era precisamente lo contrario: impedir que alguien que compra focos tan caros fuese candidato a la presidencia. (Imaginen si gracias al contralor se le ocurre comprar, no los focos, sino las lámparas. ¡Nos requiebra! Y el foco ladrón, pasa a la historia por menso). Un contralor que luego de pasar por 3 gobiernos, se reelige 6 años adicionales. Más de lo que estará Guillermo Lasso en la Presidencia. ¿Qué es esto? Perdonen, pero nos ven la cara de pendejos. Y encima, nos dejamos. Entonces, hay que cambiar la Constitución del “para siempre” por una normal, que respete los 4 años de alternancia del Gobierno. No parcharla con una consulta porque eso no arregla nada.

    Pero ahí es cuando aparecen “los eternos”, los dueños de las ideas. “Sabios” políticos que -sin quitarse aún su ropaje de empresarios- sostienen que “con la división de poderes no se come”. Me resulta difícil asimilar que quienes presumen de tales niveles de inteligencia no entiendan que si la justicia está constitucionalmente en el bolsillo del presidente, los capitales huyen a otros países.

    Y las Constituciones se hacen en Constituyentes. ¿O quieren hacerla sin el pueblo, entre gallos y medianoche?

    Twitter@DrRobertoLopez2

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA