jueves, 24 mayo 2018
09:03
h. Última Actualización

Cpccs y sus desafíos

16 may 2018 / 00:00

    El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio se ha convertido en una reserva moral y de restauración de la democracia en el Ecuador. Su designación y facultades tienen origen en un mandato directo emanado de la voluntad mayoritaria de ecuatorianos. Su legitimidad y atribuciones desbordan las normales del mismo organismo, cuando actúa basándose en normas del poder constituido.

    El encargo dado por el pueblo tiene un componente jurídico-político y sus decisiones deben ser tomadas en ese contexto. Su rendición de cuentas es a la ciudadanía, como fuente del poder, según clara disposición del artículo 3 de la Constitución. Tiene competencia privativa para evaluar y remover a los directivos de los organismos de Control, al Consejo de la Judicatura y al Consejo Electoral. Es acertada su decisión de renovarlos por concursos de méritos; la oposición se utilizó para favorecer a determinados aspirantes.

    Han surgido opiniones en el sentido de que no tiene facultades para evaluar a la Corte Constitucional. La Constitución en su artículo 431 señala que sus miembros están sujetos a control y esa atribución, en razón del mandato popular, puede asumirla el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio; lo contrario sería admitir que la mencionada Corte tendría la potestad de interpretar y juzgar si el Consejo actúa constitucionalmente o no, lo cual sería reducir la Consulta, que es de obligatorio cumplimiento, a un evento inocuo.

    El país no tiene espacios para la duda y debe apoyar la labor que realiza este Consejo, cuyo desafío es recuperar la ética pública y la democracia afectadas por un gobierno autoritario que se convirtió en protector de abusos y de una corrupción desenfrenada que ha erosionado los cimientos de la República.

    Afortunadamente, el Consejo está presidido por un jurista probo, dirigente experimentado, de firmes principios, el doctor Julio César Trujillo, quien con la colaboración de distinguidos miembros que lo acompañan en su labor, se ha ganado la confianza de la gran mayoría de ecuatorianos que valoran la lealtad y firmeza de su proceder.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA