viernes, 15 diciembre 2017
18:31
h. Última Actualización

Corrupción y tiranía

10 ago 2017 / 00:00

    En 2 meses Lenín ha evidenciado el engaño de la revolución ciudadana. El “jaguar americano” de Correa fue delirante fantasía para esconder su derroche delictuoso de la más inmensa fortuna que Ecuador ha recibido en su historia. Impuso corrupción, caos e impunidad para robos, peculados, pillajes, sobornos, enriquecimientos ilícitos con petrodólares, delictuoso endeudamiento con intereses de agio (que son nulos “ipso jure”) y el abuso de fondos sacados arbitraria e ilegalmente del IESS, Banco Central y de los ciudadanos. Atropelló el Estado de derecho. Vulneró libertades de expresión y de prensa. Civiles y militares fuimos atropellados. Montó una tiranía totalitaria. Los caminos a la corrupción señalan, inicialmente, a Glas quien, usado y aupado por Correa, con cinismo y sin decoro se niega a renunciar. La corrupción es monopolio, discrecionalidad y concentración de poder sin órganos de control. Con la muletilla de “manos limpias y corazones ardientes”, ahora solo se enjuiciará a autores y cómplices, y no a encubridores. Desaparecen al “encubrimiento”, convirtiéndolo en “fraude procesal” (¿?). COIP (art. 272 inciso 2).

    El reto de Moreno es equilibrar las finanzas públicas (reducción de tasas de interés y plazos). Esto atomiza el poder de Correa y los pocos partidarios que le quedan. Sus trabas y trampas se derrumban con cifras económicas falsas y perversas. La proforma presupuestaria (2017-2020) rebasa US$ 36.800 millones. Petróleo prevendido con precio (a la baja) de US$ 41,69. Se pierden cientos de millones. Para el financiamiento público dispone de US$ 11.670 millones, con déficit fiscal de casi US$ 5.000 millones. Crecimiento negativo del PIB.

    Según Fernando Villavicencio, lo de Odebrecht es diminuto comparado con el saqueo de Petrochina y Caminosca, administrados por Correa y Glas.

    Lenín hará austeridad. Venderá un avión presidencial, autos de lujo de la Presidencia, bienes inmuebles del Gobierno y reducción del 10 % del sueldo de algunos servidores públicos. Garantiza cumplir compromisos financieros. Pero, se queda corto.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA