sábado, 18 noviembre 2017
09:50
h. Última Actualización

Lo supieron hacer

16 sep 2017 / 00:01

    En ocasiones nos preguntamos ¿en qué momento se perdió la pista? ¿Cuándo se distrajo el rumbo y comenzamos a marchar en el propio terreno o giramos como en un tiovivo? O simplemente, avanzamos decididos en contravía, derrumbando cánones, destrozando ritos, rompiendo paradigmas y marcando lo que hoy llamamos nuevas tendencias.

    No vamos a caer en lo nimio del contraste generacional, pero sí queremos buscar respuestas a preguntas que amigos nos hacen: ¿dónde están los nuevos líderes por debajo de los cuarenta? ¿Por qué a los de menos de cincuenta no los estremece ni perturba lo inmoral y lo antiético? ¿Por qué la patria no reclama espacio en el alma de los jóvenes?.

    Acaso la respuesta esté en ese hilar fino con el que se trabajó desde hace ya mucho tiempo, desmontando de los currículos juveniles la cívica, la ética y la moral. Acaso lo encontremos también en esas últimas pinceladas con las que hábilmente, todo aquello que tenía que ver con la posibilidad de abstracción, la elaboración del concepto y el permitir un claro pensamiento lógico, se borró.

    Así, ha sido fácil confundir entre lo de forma y lo de fondo, entre lo esencial y lo accidental, entre lo que somos y lo que parecemos; de lo demás se encargó ya la sociedad de consumo, la moda y la marca, la competencia inusitada por el estatus, el vivir para afuera antes que casa adentro, el énfasis en el tener y en el tener más que el otro, como símbolo de éxito.

    Sin duda, lo supieron hacer; nos entregaron un hombre frágil intelectualmente y moralmente tibio, incapaz de pensar en la trascendencia y solo dispuesto a vivir las oportunidades y los momentos que la vida le presentaba. Cayeron las barreras éticas, la moral se fue por el caño y el civismo resultó molesto y tan anticuado como el patriotismo.

    Lo supieron hacer, pero es tiempo de corregir, de rectificar, yendo contra corriente si es necesario. Haciendo que el hombre del mañana, hoy niño o joven, vaya en busca de su esencia y que, con su voluntad, con su inteligencia claramente desarrollada, y formado en reales valores y principios, se enfrente a la vida y cambie la historia.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA