miércoles, 17 enero 2018
19:54
h. Última Actualización

Catástrofe sanitaria 1

03 ene 2018 / 00:00

    Luego de una década de inexistencia de un Ministerio de Salud en el Ecuador, con incredulidad y horror contemplamos el cierre absurdo y antitécnico del hospital Alfredo J. Valenzuela, que por su tipo de patología y de acuerdo a los preceptos y reglamentaciones internacionales, jamás debió ser cerrado. Lo pertinente era habilitar una de sus salas para alojar y brindar una adecuada atención a los pacientes con tuberculosis, en lugar de externarlos y permitir la diseminación del B. de Koch, lo cual constituye una barbaridad infectológica.

    La ministra posiblemente desconocía que los pacientes internados eran bacilíferos, es decir que el Mycobacterium tuberculosis estaba en el árbol broncopulmonar y en la saliva, y era expulsado al hablar o mediante la tos por intermedio de las gotas de flügge.

    Haber extraído del medio hospitalario a estos pacientes es casi un crimen bacteriológico, ya que los contactos en su cercanía adquirirán una tuberculosis directamente crónica y rebelde al tratamiento por las características de los bacilos antes mencionada.

    Por otra parte, la ubicación del hospital es la correcta, ya que las técnicas de manejo de la tuberculosis exigen que se edifiquen en lugares altos, con un aire menos polucionado y donde hay una tasa menor de bacterias ambientales. Recordemos que los hospitales neumológicos en Europa están en los Alpes, donde hay nieve y un entorno ecológico mucho más saludable.

    Mas, lo que causa estupefacción es que el MSP valoró a sus hospitales otorgándoles una calificación en atención a su excelencia. ¿Por qué se cerró el mejor hospital del país que era el Alfredo J. Valenzuela, que recibió una acreditación internacional de oro el 2016 y que obtuvo en noviembre de 2017 una calificación de 99,98/100 por sobre los 42 hospitales restantes del MSP?

    Si el mejor hospital del MSP está en pésimas condiciones sanitarias, ¿cómo estarán los demás? Debemos organizar un puente aéreo entre Colombia y el Perú para enviar a nuestros enfermos, antes de que el MSP los liquide como parte de su política de control demográfico poblacional.

    Y sigo andando...

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA