lunes, 18 junio 2018
16:08
h. Última Actualización

Cambios y deudas presidenciales

14 mar 2018 / 00:00

    Los sucesivos escándalos de corrupción hacen que el país descuide su crítica situación. Es indudable que hay otro ambiente político con el presidente Lenín Moreno. Hay cambios no solo de estilo, se percibe una administración de justicia más independiente, lo cual es fundamental en democracia. Las funciones Legislativa, Control, Electoral, no son sumisas al Gobierno como en la década pasada.

    Debe admitirse que los problemas heredados son más complejos de lo que parecen. Desmontar un engranaje de poder articulado a través de leyes, funcionarios e instituciones estructurados en el anterior gobierno demanda decisiones firmes, definidas.

    Es evidente que el actual presidente ha sido leal con la democracia, existe división de poderes, los medios de comunicación gozan de libertad, hay respeto a los ciudadanos, ya no existe el imperio del temor, la ofensa, el engaño, la aplicación de la ley de acuerdo a conveniencias politiqueras. Fue acertado convocar a consulta popular, era la opción más directa. La Asamblea Constituyente es una posibilidad que no puede descartarse, está prevista en la Constitución, pero demandaba un tiempo que se reclama utilizar sin muchas dilaciones.

    Es un buen paso haber propuesto un Consejo de Participación Transitorio con ciudadanos independientes del Gobierno, al menos la mayoría lo es. No fue acertada la designación de vicepresidenta, era la oportunidad de demostrar mayor apertura democrática.

    El presidente tiene muchas deudas con el país: terminar con el gobierno de un partido único; apoyar una cirugía mayor a la corrupción con apoyo de Naciones Unidas, como lo hizo Guatemala con buenos resultados. Sería una vía para recuperar recursos públicos robados que están a buen recaudo en paraísos fiscales.

    El presidente debe definir una política económica reduciendo gasto público, reprogramando deuda pública, con una economía abierta y competitiva; impulsar una mayor descentralización.

    En política externa es imperativo definir una postura más acorde con la democracia occidental.

    Tiene pendiente cumplir promesas de campaña, en materia de empleo, construcción de viviendas, etc.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA