viernes, 22 junio 2018
16:59
h. Última Actualización

Buscando la felicidad

16 feb 2018 / 00:00

    yuyú, mi segunda hija, me mandó un estudio interesante de una profesora de la Universidad de Yale, que en concordancia con la de Harvard, andan detrás de cómo se ayuda al ser humano de hoy para que encuentre la felicidad. La doctora Santos basa su curso en la psicología positiva, que es el área que estudia la felicidad. En contra de la teoría de que la felicidad está a la vuelta de la esquina esperándote para abrazarte, sus estudios dicen que para ser feliz hay que entrenarse día a día y hay que tener una estrategia para reprogramar nuestros hábitos. Nada que ver con tener el mejor empleo, ni riquezas, ni poder, ni muchos “likes” en redes sociales, ni seguidores; ni siquiera la salud te garantiza la felicidad.

    En cambio, un elemento estudiado es agradecer a diario las bendiciones que tenemos. Eso sí nos trae una gran parte de felicidad, nos ayuda a concentrarnos en lo positivo y nos da las alas necesarias para apoyarnos en nuestras responsabilidades diarias. La Dra. Santos recomienda hacer un listado de aquello por lo cual debemos agradecer, antes que elaborar la lista de pendientes.

    Si lográsemos encontrar en nuestra historia más momentos de asombro ante la belleza indescriptible de la vida, siempre podríamos regresar a esos momentos justamente cuando creemos que las cosas no están saliendo bien.

    Esta semana viví uno de esos momentos, y ahora está grabado en mi reprogramación. Estando en París visité la Santa Capilla, una de las obras del gótico más bellas del mundo. La construyó San Luis para guardar las reliquias de la Pasión de Cristo (parte de la corona de espinas). Subir las escaleras y de golpe verte impactado con más de 600 metros cuadrados de vitrales sobre tu cabeza, con la historia de la humanidad, fue uno de los instantes de asombro más mágicos que me ha tocado vivir, uno de aquellos en el que uno sabe que tiene que agradecer a Dios por vivirlo.

    En la película Casablanca, en el diálogo de los protagonistas ante la pregunta: “De nuestro amor, ¿qué?”, Rick responde: “Siempre nos queda París”. Justo lo dicho, los bellos recuerdos guardados son el oasis de la felicidad.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA