miércoles, 28 junio 2017
07:10
h. Última Actualización

Arabia Saudita, sus excesos y sus vecinos

19 mar 2017 / 00:02

    El reino de Arabia Saudita es un país islámico situado en la península Arábiga con más de 28 millones de habitantes. El reino, una monarquía absoluta, es también conocido como La Tierra de las Dos Mezquitas Sagradas, en referencia a las de La Meca y Medina, los dos lugares más sagrados del islam. Arabia Saudita tiene las segundas reservas de petróleo del planeta, tras Venezuela. Su sistema político es la monarquía absoluta, es decir que el rey concentra toda la autoridad, teniendo bajo su control los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

    El poder del gobernador está limitado por la Sharia y el Corán. Además, Arabia Saudita sigue siendo el único país musulmán que jamás ha celebrado unas elecciones, por lo que no existen los partidos políticos. Tanto el gobierno como la familia real han sido acusados de corrupción durante muchos años. En un país del que se dice que pertenece a la familia real y que recibe su nombre de ella, se confunde la línea entre los bienes del Estado y la fortuna personal de los príncipes dominantes. Arabia Saudita es miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de la Liga Árabe (LA) y del Grupo de los Veinte (G-20), del Movimiento de Países No Alineados, de la Organización Mundial del Comercio (OMC), del Fondo Monetario Internacional (FMI), así como del Banco Mundial. Las relaciones con sus vecinos del Oriente Medio nunca han sido buenas debido a que, a lo largo de la historia, han tenido muchas disputas territoriales.

    El rey Salman bin Abdulaziz al-Saud, actual monarca, realiza una gira por naciones de la zona. Llegó a Indonesia a inicios de mes para un recorrido de nueve días por el país musulmán más poblado del mundo, en la primera visita que un gobernante saudita hace a esa nación en casi medio siglo.

    El rey saudita viaja con 1.500 personas, 2 ascensores y 500 toneladas de equipaje, que son transportados en seis aviones, entre los que se incluyen seis Mercedes Benz 600.

    El rey pasó unos días en Yakarta y en Java Occidental, antes de dirigirse a la turística isla de Bali. En este balneario, el rey y su séquito se quedaron en tres hoteles de lujo, incluyendo el Bulgari, donde la cabaña más exclusiva puede costar hasta 4.400 dólares por noche. Ese fue su recorrido en Indonesia, que a su vez hace parte de un viaje de un mes por Asia, que ya lo ha llevado a Malasia, Japón, China y también lo llevará a las Maldivas.

    Estos derroches nos pueden obligar a meditar por qué Arabia Saudita, mandamás de la OPEP, se opone a que suba el precio del petróleo. ¿Para qué? ¿Qué más puede hacer con tanto dinero?

    En la otra cara de la medalla se ha publicado la lista de los países más pobres: todos ellos sufriendo efectos de las sequías o guerras tribales, corrupción de los gobernantes, malos gobiernos, etc., como Sierra Leona, Burundi, Suazilandia, Sudán del Sur, Angola.

    Todos ellos tienen su representación diplomática en la Organización de Naciones Unidas y en los diversos organismos especializados, como por ejemplo la Unicef. Anualmente los informes que se presentan a la Asamblea General de la ONU insisten en el número de muertos por hambre, el estado de desnutrición de la niñez, el analfabetismo, epidemias y otros males que los azotan. Sin embargo, poco o nada se sabe de las medidas que se toman, o no se las discuten.

    Sigue el armamentismo, la tercera guerra mundial en partes, los largos debates por la posesión de islas situadas entre Japón y China, noticias que nos permiten saber cómo anda la política internacional; pero nada se dice de la disminución de los males antes nombrados que nos permitiría vivir en un mundo más justo.

    Lo más grave de todo, para nuestro parecer, es que hay para todos, pero nadie se atreve a repartir. Siempre se impondrá el criterio del respeto a la soberanía de los Estados para exigir un reparto más justo de las riquezas de los Estados. Con esa forma de pensar, ellos sabrán qué hacen con sus excesos.

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA