sábado, 19 mayo 2018
12:04
h. Última Actualización

Aporofobia, palabra del año 2017

04 ene 2018 / 00:00

    En el año 2017, la Real Academia Española incorporó más de 3.000 modificaciones a su diccionario, entre las que había nuevas palabras (adiciones de artículos), definiciones (adiciones de acepciones), matizaciones en las definiciones (enmiendas de acepción de forma compleja) y supresiones de vocablos que ya no se utilizan. Entre las nuevas palabras incorporadas estuvo aporofobia, definida como la “fobia a las personas pobres o desfavorecidas”.

    Esta palabra había sido acuñada en 1995 por la filósofa valenciana Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, quien llamó la atención sobre el hecho de que llamamos xenofobia o racismo al rechazo al otro o al diferente -sea refugiado o inmigrante, por ejemplo- cuando en realidad la aversión se produce por el hecho de ser pobres. Cortina incorporó el término a lo que denomina patologías sociales, dentro de las que incluye al racismo, la xenofobia, el antisemitismo, la misoginia, la homofobia o la aversión a los miembros de determinadas confesiones religiosas.

    Como la misma Cortina indica en su libro Aporofobia, el rechazo al pobre (2011): “...no repugnan los orientales capaces de comprar equipos de fútbol o de traer lo que en algún tiempo se llamaban “petrodólares”, ni los futbolistas de cualquier etnia o raza, que cobran cantidades millonarias [...] las puertas de la conciencia se cierran ante los mendigos sin hogar, condenados mundialmente a la invisibilidad”, por lo que concluye: “el problema no es entonces de raza, de etnia ni tampoco de extranjería. El problema es de pobreza”.

    La Fundación del Español Urgente, Fundéu, escogió a aporofobia como la palabra del año 2017. En las cuatro ocasiones anteriores en las que este organismo lo hizo, escogió a escrache en el 2013, selfi en el 2014, refugiado en el 2015 y populismo en el 2016. Como indica Joaquín Müller, director general de Fundéu, “aporofobia pone nombre a una realidad, a un sentimiento que, a diferencia de otros, como la xenofobia o la homofobia, y aun estando muy presente en nuestra sociedad, nadie había bautizado”.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA