jueves, 30 marzo 2017
00:09
h. Última Actualización

¡A defender el voto !

21 feb 2017 / 00:00

    Vive el Ecuador una de sus crisis políticas más serias. Sin intención de alarmar, no es un estilo que cultivo. Si me permito llamar a defender en las calles la voluntad de los ecuatorianos expresada el domingo en las urnas, es porque la siento en riesgo de ser manipulada. Cabe aclarar que pretendo, muy seriamente, someterme en forma cotidiana y sin concesiones a la significación y la responsabilidad que involucran mantener una columna de opinión. A más del alto honor y privilegio de poder decir y escribir con libertad, el respeto a los lectores y al medio donde se publica o se deja oír la voz, así lo determina.

    Va el preámbulo porque lo estimo necesario para puntualizar que responsabilidad jamás puede confundirse con complicidad y cómplice me sentiría si me limito a decir que el día de hoy no hay todavía posibilidades de emitir criterios que orienten el comportamiento de los lectores que deseen seguirlos. Sin ánimo de escandalizar, estimo lealmente que, como en tantas otras ocasiones, podemos (ratifico el condicional) estar siendo sometidos a otra de muchas manipulaciones y fraudes de diversa naturaleza con que se ha estafado la buena fe de los ecuatorianos.

    Desde antes hemos planteado que el tipo de régimen del que una mayoría superior al 60 % quiere liberarse, en razón de los desafueros de todo tipo de su estilo de ejercerlo, fundamentan su insaciable apetito de poder en el proyecto revolucionario que dicen defender. En la práctica lo utilizan como antifaz para pretender eternizarse. Pero, insisto, eso ya lo he expresado con antelación.

    Ahora cabe invocar, serenamente, que nos mantengamos vigilantes, en las calles. Cuidado con flaquear.

    Pensemos en la situación de Venezuela como elemento de motivación para un compromiso cívico ineludible puesto que se trata de la garantía de un porvenir que siga considerando sagrada la defensa de sus libertades.

    Y al hacerlo, la vigilancia no debe concretarse a la elección presidencial. Hay que mantener mayoría también en la Asamblea, para desterrar la impunidad y el atropello.

    Y es en las calles donde el pueblo debe evitar otro carnavalazo.

    huertaf@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA