viernes, 23 febrero 2018
23:09
h. Última Actualización

Traición a la patria y vergüenza mundial

18 ene 2018 / 00:00

    El “hacker” (pirata informático) Julian Assange (escondido 5 años y medio en la embajada de Ecuador en Londres como “asilado”), es prófugo de la justicia por delitos sexuales.

    Y María Fernanda Espinosa Garcés (53 años) castro-sandinista de extrema izquierda, con estudios en “su odiado” imperio EE. UU., ahora canciller, lo convirtió en ecuatoriano sin que jamás haya pisado Ecuador.

    Con datos falsos le otorgó “cédula de ciudadanía”, a distancia. Hay alteración de documento público. Es delito. La carta de naturalización es irregular.

    “Ese rumor no merece comentarios ni la opinión de esta Cancillería. No responderé a información distorsionada o descontextualizada”. Lo negó, pero, ante el escándalo, aceptó que “Ecuador busca una mediación en ese diferendo (¿?)”. Sin embargo, con el Reino Unido jamás ha existido “diferendo”. Aceptó que lo naturalizó “ecuatoriano” como “registro tardío”. (Que es para que los emigrantes ecuatorianos inscriban a sus hijos nacidos en el exterior y se les reconozca como ecuatorianos por nacimiento). Intentó hacerlo diplomático ecuatoriano. Londres lo rechazó.

    Assange nació (¿?) en Ecuador, “un insignificante país”. Domiciliado en Chaupicruz, Quito. El trámite fue secreto. Escondido por un mes. ¿Se le ocultó esto al presidente? Ya no es “asilado”. El Reino Unido puede exigir la entrega inmediata del “ecuatoriano ilegal” o del “sin papeles”. Ahora es otro inmigrante más y necesitará visa para permanecer en Londres. No la necesitó antes. Assange está engañado. Si sale será arrestado. ¿Qué enorme poder oculta Assange sobre Correa y su revolución? ¿Documentos de la corrupción que, quizá, deba publicarlos? Es delito de traición a la patria y vergüenza mundial. Tan grave como la “venta de la bandera”. En 1894 el gobernador (expresidente) José María Plácido Caamaño, usó el nombre de Ecuador para vender nuestra bandera a Japón (en guerra con China). “Alta traición a la patria” causó la renuncia (16 abril 1895) del presidente Luis Cordero y advino la Revolución Liberal.

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA