jueves, 23 marzo 2017
19:56
h. Última Actualización

“La impunidad aniquila cada vez más nuestra empobrecida sociedad”

21 mar 2017 / 00:00

    Los ciudadanos que residimos en esta nuestra mancillada nación, hemos crecido y madurado, al cobijo de ininterrumpidos escándalos de corrupción.

    Gobierno tras gobierno, vergonzosos acontecimientos de vil indecencia han sido denunciados por los diferentes medios de comunicación.

    Últimamente, con los escándalos de presunta corrupción en Petroecuador y Odebrecht, la historia se repite de manera recurrente: Al final, nadie es castigado, el delito muda al olvido, termina engrosando las filas de la cruel exención.

    Señor Director, esta es la consecuencia de la impunidad que aniquila nuestra sociedad, y el desenlace de nuestra cronología se puede razonar de la siguiente forma: El poder y el dinero, subyugan la justicia a favor de su viciado patrocinio. Y esta ominosa realidad, es una verdad irrefutable para la gran mayoría de ciudadanos que vivimos amparados en la honestidad.

    Es así, que el gobierno nacional, mantiene una monumental deuda moral con la ciudadanía, por no haber capitalizado el sagrado deber de castigar a los corruptos de saco y corbata.

    Suponen de forma equivocada, que con sancionar a “chivos expiatorios” acallaran las agitadas aguas del clamor popular por justicia contra los verdaderos corruptos.

    Econ. Mario Vargas Ochoa

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA