martes, 21 noviembre 2017
01:03
h. Última Actualización

En época navideña y de fin de año no se debe ahuyentar a los compradores

15 nov 2017 / 00:01

    El sábado acompañé a mi hermana a realizar compras navideñas en una importadora de la ciudad. La mercadería exhibida es buena, bonita y de precios cómodos, había tanta gente en el lugar que el acondicionador de aire no abastecía. Todo iba bien hasta probar si funcionaban los juguetes, las vendedoras tenían que esperar que sus compañeras terminaran de usar las pilas para que se las presten y recién ahí empezar a probar; la fuerza de venta estaba compuesta de trece chicas pero los administradores habían entregado cuatro pilas por política de ahorro.

    Los ánimos de las personas subieron y se retiraron, fueron muy pocas personas quienes permanecimos allí. La falta de pilas provocó adiós a las ventas en dicho lugar.

    Esta disposición es una muestra de cuando se emiten políticas desde el escritorio y no in situ. Hay que conocer el entorno donde se desarrollará la disposición para que su aplicación sea factible, por lo general los juguetes funcionan con tres baterías como mínimo y entregar solo cuatro es amarrar los brazos a las otras vendedoras. Es importante diferenciar el ahorro de la insensatez. Si existe desconfianza en los empleados, háganle firmar una constancia por la entrega de cuatro pilas pero no pierdan ventas y menos en época navideña, no trabajen en contra.

    Ing. Isabel de Cordovez

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA