martes, 17 octubre 2017
13:11
h. Última Actualización

Noruega es el país más feliz, según la ONU

Dinamarca queda atrás, por primera vez, en la lista elaborada por la ONU. Datos económicos y encuestas se combinan para medir el bienestar.

20 mar 2017 / 20:11

Los países del norte de Europa encabezan por quinto año consecutivo el Índice de felicidad publicado, este martes 20 de marzo de 2017, por el Programa de desarrollo de las Naciones Unidas, que desde abril de 2012 mide la calidad de la vida de los 150 países.

Este año Noruega sube al primer lugar dejando atrás por primera vez a Dinamarca, la patria de la filosofía hygge, con la que se suele identificar la actitud relajada que sería la clave de su bienestar. Los países que se encuentran a la cola son Burundi, Tanzania y República Centroafricana. Si Europa es el continente más feliz, África resulta ser el más infeliz.

El informe combina seis variables: el producto interior bruto, las ayudas sociales, la esperanza de vida, la libertad, la generosidad y la falta de corrupción. Los primeros países del ranking (Noruega, Dinamarca, Islandia y Suiza, entre otros) tienen resultados excelentes en todos estos ámbitos y suman más de 7.000 puntos, marcando una diferencia de 3.000 con los que se encuentran a la cola.

“La tumultuosa historia de África ha marcado diferencias sustanciales en la concepción del bienestar en los distintos países”, se lee en el informe en el que Argelia y Libia destacan como países más felices del continente.

Noruega es el país más feliz, según la ONU

Estados Unidos y países como Alemania, Francia o España se sitúan al principio de la lista (respectivamente en el lugar 14, 16, 31 y 34). Sin embargo, Estados Unidos ha registrado un empeoramiento general de 0,27 puntos en los seis indicadores. Los investigadores apuntan a que esto es debido a que la “crisis norteamericana” no es “una crisis económica, sino una crisis social largamente conocida que no ha tenido una respuesta apropiada por parte de los Gobiernos”.

Si se compara el resultado estadounidense con los obtenidos en los cinco países escandinavos (Dinamarca, Suecia, Finlandia, Islandia y Noruega -que ha saltado de la cuarta posición a la primera con respecto al informe anterior-) emerge que EE. UU. tiene un peor resultado, pese a tener un PIB per cápita más alto (alrededor de $ 53.000 frente a $ 47.000.

Edita Hrdá, presidenta del Programa de desarrollo de las Naciones Unidas, cargó en un reciente discurso contra la “tiranía del PIB”, al explicar que la calidad del desarrollo es más importante que el crecimiento en sí.

“Prestar más atención a la felicidad será una de las claves para un desarrollo sostenible”, recalcó según se lee en el informe de 184 páginas. Pese a desvincular la felicidad de la riqueza, los investigadores explican que los factores que se toman en cuenta tienen una relación con la riqueza de los países y, en el caso de África, explican los escasos resultados con la historia “atormentada” del continente, cuyo desarrollo económico no se ha asentado de manera uniforme.

“La narrativa del ‘crecimiento africano’ ha coincidido con la recesión económica global”, se sigue leyendo en el informe que hace hincapié en que África ya no es conocida solo por las hambrunas prolongadas o los regímenes dictatoriales, sino por la ingente inversión de capital extranjero para el desarrollo de su economía.

“En el nuevo milenio, por primera vez la inversión extranjera ha eclipsado la ayuda económica humanitaria”. A partir de los años noventa, la democracia se ha ido extendiendo en el continente y hasta la fecha ha ido asentándose en la vasta mayoría de los 54 países del continente recogidos en el estudio.

A LA CARTA