sábado, 22 julio 2017
18:15
h. Última Actualización

La Fiscalía cerca a Temer

Una nueva delación agrava la situación del presidente de Brasil y alcanza a Lula y Rousseff con $ 80 millones. La deserción de aliados lo asoma al impeachment.

Brasil /
20 may 2017 / 00:00

El presidente Michel Temer fue acusado por la Fiscalía de Brasil de tentativa de obstrucción a la justicia, mientras que la Corte Suprema divulgó los testimonios más explosivos que se hayan conocido en los tres años de investigación sobre el pantano de corrupción que mancha al país.

La nueva confesión agravó la ya delicada situación de Temer y alcanzó además a sus antecesores Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva.

Esta vez, las revelaciones partieron de los directivos del grupo JBS, que en un acuerdo de cooperación judicial confesaron que pagan sobornos a Temer desde 2010 y que, desde el año 2005, distribuyeron entre Lula y Rousseff la suma de $ 80 millones, siempre por los “favores” realizados desde sus posiciones de poder.

En el caso de Temer, esas sospechas atizan el fuego de una crisis que empezó el miércoles con las primeras filtraciones sobre la declaración de JBS, una de las mayores empresas cárnicas del mundo, que ha llevado a toda la oposición y hasta a sectores del oficialismo a exigir la renuncia del mandatario.

Temer afirmó que no renunciará y que probará su inocencia ante la justicia en un mensaje a la nación transmitido el jueves, que ha sido hasta ahora su única aparición pública desde que estalló el escándalo.

Los testimonios difundidos por la Corte Suprema salpican además a cuatro ministros del actual Gobierno, a decenas de parlamentarios y a dos gobernadores, y se conocen cuando la base política de Temer se resquebraja en medio de dudas sobre su honestidad.

El Supremo también informó de que la investigación que ha abierto contra el presidente se sustenta en su presunta participación en los delitos de obstrucción judicial y corrupción pasiva, y tiene como base las declaraciones de los directivos de JBS.

Sobre Temer, uno de los dueños de la empresa, Joesley Batista, afirmó que le paga sobornos desde 2010 y que, entre ese año y 2011, llegó a entregarle una “mesada” de 100.000 reales (hoy unos 29.500 dólares) por diversos “favores” en el Ministerio de Agricultura.

Batista también declaró que acordó a fines del año pasado con el diputado Rodrigo Rocha, suspendido de su escaño por el Supremo y muy cercano a Temer, que pagaría al ya entonces mandatario una comisión del 5 % sobre la facturación de una empresa eléctrica de JBS que precisaba una licencia para operar.

Todo ello se suma a una grabación de una conversación de Batista con Temer, en la que el empresario comenta que busca “favores” para JBS en ministerios, que recibe información por adelantado sobre investigaciones o que soborna a un exdiputado preso por corrupción y cercano al gobernante para que no colabore con la justicia.

En esa grabación, que calificó de “clandestina”, el gobernante asiente o simplemente escucha en silencio, lo que da base a firmes sospechas sobre una posible omisión frente a hechos ilegales.

Temer no ha comentado las nuevas acusaciones, pero en unas declaraciones que ofreció al diario O Globo insistió en que saldrá de “de esta crisis más rápido de los que se piensa”, algo que no convence a varios de los partidos de la coalición de Gobierno, que aún analizan un posible desembarque.

En relación a Lula y Rousseff, las confesiones dicen que ambos le facilitaron a JBS la obtención de multimillonarios créditos con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), entidad estatal también investigada por la trama corrupta en Petrobras.

El dinero de los sobornos, según JBS, alcanzó la suma de 50 millones de dólares en el caso de Lula y de 30 millones de dólares para Rousseff, y se depositaba en cuentas abiertas en el exterior.

Las negociaciones con Lula y Rousseff, según dijo el empresario, tenían como mediador el exministro de Hacienda Guido Mantega, quien ha sido acusado de ejercer ese mismo papel por la firma Odebrecht, beneficiaria de contratos amañados con la estatal Petrobras.

JBS sobornó a 1.829 políticos de 28 partidos

La multinacional cárnica JBS financió las campañas de 1.829 candidatos de 28 partidos políticos en Brasil por medio de millonarios sobornos, según el testimonio de un directivo divulgado ayer en el marco de un acuerdo de colaboración judicial.

El director de JBS, Ricardo Saud, aseguró en su declaración que las donaciones suman cerca de 600 millones de reales (unos $ 184 millones) y que “todo son coimas”, salvo quince millones de reales (unos $ 4,5 millones). “El resto todo es soborno. Todo tiene una promesa, alguna cosa (en contrapartida)”, resaltó Saud.

“Me gustaría dejar registrado que dimos sobornos para 28 partidos (políticos). Ese dinero fue distribuido para 1.829 candidatos”, subrayó.

Saud relató con total tranquilidad que gracias a ese dinero fueron elegidos “167 diputados federales” y además dieron coimas para “28 senadores”, que se presentaron a diferentes comicios.

“Y dimos sobornos para 16 gobernadores electos (...). Fue un estudio que hice por mi cuenta. Aquí están todas las personas que recibieron coimas directa o indirectamente de nosotros”, agregó.

Los testimonios de JBS evocan los de 77 exdirectivos del grupo Odebrecht.

A LA CARTA