viernes, 23 febrero 2018
22:43
h. Última Actualización

Nobel de la Paz visita a Assange en embajada ecuatoriana

Para el fundador de Wikileaks resulta una inspiración Adolfo Pérez Esquivel, Nobel de 1980. A la embajada también fue Pamela Anderson.

07 feb 2018 / 14:49

El activista australiano Julian Assange recibió este 7 de febrero la visita del argentino Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz en 1980, en la embajada de Ecuador en Londres, donde el fundador de WikiLeaks está refugiado desde hace más de cinco años.

En un mensaje en Twitter, Assange se declaró “honrado” por haber dialogado con Pérez Esquivel, “que estuvo encarcelado en Argentina, Ecuador y Brasil”, subrayó.

Esquivel, que ha expresado en diversas ocasiones su apoyo a Assange, “es una inspiración para mí y para muchos otros” y “continúa haciendo un trabajo impresionante”, recalcó Assange.

La exmodelo de Play Boy también lo visitó

Según la agencia local británica PA, la actriz estadounidense Pamela Anderson también visitó este 7 de febrero al australiano, al día siguiente de que un tribunal británico denegara la solicitud de sus abogados para que el Reino Unido retire la petición de detención que pesa sobre él si abandona.

La actriz, ataviada con un vestido negro y gafas oscuras, entró en la embajada de Ecuador con dos tazas de café desechables, según esa fuente.

Assange se refugió en la legación ecuatoriana en 2012 para evitar ser extraditado a Suecia, que le reclamaba para responder por supuestos delitos sexuales.

Estocolmo cerró esa investigación el pasado mayo, pero el Reino Unido mantiene una orden de detención contra Assange por haber incumplido los términos de su libertad condicional.

Al recluirse en la embajada, Assange dejó de presentarse ante el tribunal que le requería, lo que puede acarrear una pena de hasta un año de cárcel en el Reino Unido.

El activista afirma que si es detenido podría activarse una orden de extradición desde Estados Unidos, que podría cuestionarle sobre los miles de documentos secretos que reveló a través del portal WikiLeaks

A LA CARTA