domingo, 25 junio 2017
11:55
h. Última Actualización

Inclusive la nieve está contaminada en China

En Pekín aconsejaron a la población no salir porque los copos absorben tóxicos. Ráfagas de viento frío dispersan el esmog.

China /
10 ene 2017 / 00:00

El Gobierno de China presentó un plan quinquenal de energía que prevé invertir 350.000 millones de euros en renovables entre 2016 y 2020. El momento elegido para el anuncio puede considerarse muy oportuno o tremendamente irónico, según como se mire: el norte del país se ahogó en una nube de contaminación, hasta el punto que se declaró la primera alerta roja de ámbito nacional por aire sucio.

Casi dos tercios de las ciudades chinas estaban afectadas por la polución el pasado miércoles, según el Ministerio de Protección Medioambiental. Un 32 %, entre ellas Pekín, de manera grave o muy grave.

En la capital china, donde el nivel de contaminación llegó a superar 500 -a partir de 100 se considera nocivo para la salud- incluso la caída de nieve suscitaba preocupación.

“Aconsejamos a la gente que no salga al aire libre. ¡La nieve está muy sucia, muy sucia!”, advertía en las redes sociales el Gobierno municipal. Pekín también anunció sistemas de filtrado de aire en las escuelas, en respuesta a las exigencias de un grupo de padres.

El experto en meteorología Guo Jianxing advirtió a la ciudadanía de que no se acerque demasiado a la nieve. “Porque la nieve absorbe contaminantes y está sucia”, subrayó Guo, que agregó que “la gente debe llevar paraguas si camina en el exterior y quitarse rápidamente la nieve que caiga sobre su piel”.

Las ráfagas de viento frío, una importante fuerza para dispersar el esmog, empezaron a llegar a la capital el domingo desde el norte, conforme anunciaron los canales oficiales.

En los últimos tres años la suciedad del aire había registrado una mejora muy gradual en China. Pero un repunte de la actividad industrial -sumado a unos sistemas de calefacción de carbón- devolvió la tendencia al alza. Como parte de las medidas contra la contaminación, el plan quinquenal anunciado el pasado jueves prevé reducir la proporción de carbón en la cesta de consumo energético del 64 % de 2015 a un 58 % en 2020. La capacidad de las fuentes renovables alcanzará para entonces la mitad de la nueva producción de electricidad. Las organizaciones medioambientales expresaron un cauto apoyo al anuncio.

“El plan representa un marco para facilitar la transición del carbón hacia la energía renovable”, indicó el grupo Greenpeace. “Para hacerlo realidad, China debe presionar para generar más solar y eólica y ser seria a la hora de atajar su enorme desperdicio de energía limpia, algo que también contribuirá a una reducción más rápida del carbón”.

El ministro chino de Protección Ambiental, Chen Jining, destacó el viernes en una conferencia de prensa que una estructura económica agobiada por la industria pesada, una mezcla energética dependiente de los combustibles fósiles y los estilos de vida poco respetuosos con el medio ambiente son las causas fundamentales de la polución y se requiere mucho tiempo para corregirlas.

Tasas

Emisiones

Una ley que rige desde el 1 de enero en China, fija el pago de 1,2 yuanes ($ 0,14) por cada unidad de emisiones contaminantes, por ejemplo, 850 gramos de dióxido de azufre. Pero el CO1, principal gas de efecto invernadero, no aparece en la lista de emisiones contaminantes.

Ruido

La normativa vigente incluye un impuesto a la polución del agua (1,4 yuanes) y también a la contaminación acústica (de entre 350 y 11.200 yuanes al mes en función de los decibelios). El gravamen a los residuos sólidos es de entre 5 y 1.000 yuanes por tonelada.

A LA CARTA