domingo, 18 febrero 2018
12:32
h. Última Actualización

Periscopio

13 feb 2016 / 21:07

    Hoy es el Día del Amor y la Amistad, se supone con la presencia de Cupido disparando sus típicas flechas sobre el corazón de los mortales, mientras que algún dios más maduro tratará de imponer la camaradería y la reconciliación en este mundo aquejado de tantos agravios y disputas sin fin. Una labor un tanto difícil, por supuesto, en este año electorero en que se van a lanzar dardos venenosos desde varios frentes tratando de ganar la voluntad popular para los comicios del 2017, tras postergarse la reelección indefinida para el 2021.

    Una frase de Velasco Ibarra y Febres Cordero, para referirse a nuestras relaciones con el Perú antes de firmarse el acuerdo de paz, fue la de “la herida abierta” (dejada por el Protocolo de Río de Janeiro de 1942). Expresión ésta que vuelve a la moda en estos momentos, entre los uniformados y el gobierno, por el “vómito prieto” de 41 “melones” a que se obliga al Issfa por la compraventa de terrenos en Los Samanes. Los militares exigen, primero, un pronunciamiento de la Contraloría y la intervención de un juez. Mientras tanto desde el régimen se califica el caso como un “error de buena fe”, de parte de los entonces ministros Marcela y Xavier.

    En la parte que tiene que ver con la maldición bíblica del “camello”, se anuncia una reforma laboral (¿de tipo neoliberal?) para que el trabajo de cada obrero sea pagado por un cálculo de las horas laborables, lo cual ha sido bien recibido por la parte patronal, es decir por los empresarios agrícolas, comerciales e industriales. Así, la jornada laboral deberá ajustarse de acuerdo a las necesidades de cada sector productivo. Esta variación implica que tendrán que incluirse cambios en el Código de Trabajo, que ya se modernizó hace no mucho tiempo.

    En la Yoni las “primarias”, con las cuales los partidos demócrata y republicano (¿no habrá unito más?) escogerán sus candidatos para las próximas elecciones presidenciales se han tornado más que interesantes. El “ultra” Trump, que acusó a mexicanos y musulmanes de peligrosos, tomó una delantera en New Hampshire, que parece va a mantener. Y en el partido que tiene como símbolo al “burrito”, Bernie Sanders, que se declara socialista en el edén capitalista, parece que repetirá lo que Obama le hizo a doña Hillary Clinton en la vez pasada, esto es dejarla con “los churos hechos” después de haber sido la favorita entre los demócratas.

    Sorpresivamente, talvez con la necesidad de lograr más ingresos con los que se pueda palear la grave crisis del fisco, se ha elevado notablemente el valor de las visas, imprescindibles para que los extranjeros puedan ingresar al país. Sin embargo, esto resultaría una suerte de “disparo por la culata” ya que produciría, ante tal encarecimiento, una notable disminución de ingreso de turistas al país siendo que la industria sin chimeneas, que llaman, es una de las principales fuentes de ingreso para cualquier nación. ¿Qué dirá nuestro Canciller al respecto?

    Graves, muy graves accidentes por la explosión de las bombonas de gas licuado, que se usa en la mayoría de las cocinas ecuatorianas que antes se calentaban con leña o carbón, se han producido en estos últimos tiempos en varias ciudades del Ecuador, siendo la peor la última que tuvo lugar en Quito, donde decenas de edificios sufrieron grandes daños. Esta sería, entonces, la oportunidad para que el gobierno reinicie su propaganda en favor del uso de cocinas de inducción que tuvieron como su principal y más entusiasta “recomendador” a Ramiro González, ahora en franca oposición al régimen correísta, con “Avanza” y todo.

    A LA CARTA