sábado, 26 mayo 2018
01:04
h. Última Actualización

Urbanizaciones en Durán, un negocio que no despega

Sus ventas varían de una a cinco casas al mes por proyecto. Otros sectores venden más de diez por complejo. Se prevé un estancamiento de diez años.

Guayas /
09 oct 2017 / 00:01

Durán pretendió mostrarse como un destino para vivir en urbanizaciones. Esperaba tener el éxito de Samborondón y Daule, pero su rango de ventas oscila entre una y cinco casas mensuales por proyecto inmobiliario, en comparación con sus vecinos, que venden más de diez, según datos de la empresa dedicada al análisis inmobiliario, MarketWatch, ofrecidos a EXPRESO. Las razones, según especialistas y autoridades, responden a cuatro factores específicos.

Crisis económica

1.El sector de la construcción decreció un 10,3 % en 2016. Según Osvaldo Segarra, director de Planificación Territorial del cantón Durán, lamenta que esta situación represente ya tres años de recesión en esa zona. Desde el sector inmobiliario, Pilar Contreras, presidenta de Pilar S.A., y promotora del proyecto Panorama Real, asegura que la crisis provocó “desarrolladores que se abstuvieron de iniciar proyectos, leyes que podrían poner en riesgo su rentabilidad y consumidores que dejaron de acceder a créditos y tuvieron que posponer el sueño de la casa propia”.

Falta de difusión

2.El urbanista Galo Gómez cree que los proyectos inmobiliarios deberían contar con un plan de marketing más agresivo, que capte la atención del público. “Deben tratar de enganchar y enamorar más a la gente”, dice. Esos programas, señala el funcionario del Municipio, deberían ejecutarse desde las inmobiliarias.

percepciones

3.Existe un imaginario social que relaciona Samborondón o vía a Daule con el nivel socioeconómico alto. Según el analista inmobiliario, Germán Carvajal, migrar a estos sectores “corresponde a un efecto moda”. Por lo que, en busca de que se los identifique con un estatus superior, optan por urbanizaciones, “sobre todo las que están después del kilómetro 10, en Samborondón”. Por otra parte, Durán posee deficiencias. Solo el 17 % de la población tiene acceso al agua potable y el 4 %, alcantarillado. Los posibles compradores creen que esto les afectará, pero las urbanizaciones sí incluyen servicios básicos.

Target satisfecho

4.MarketWatch asegura que “el 70 % del target al que se ha enfocado Durán ya está satisfecho, por lo que no hay tanta demanda”. Consideran también que el rango de precios se elevó y ya no son accesibles para el sector medio bajo para el que fueron concebidos.

Con esta afirmación discrepa Contreras, de Pilar S.A. “El déficit de vivienda calculado por el Gobierno es de 700.000 unidades. El gerente del Biess dijo que el presupuesto de créditos hipotecarios es de $ 1.300 millones para 2017 sin contar los préstamos de privados. Tenemos mercado y financiamiento. ¿Cuál es la habilidad que debemos tener los promotores? Ofrecerle al consumidor el producto correcto”. Reitera, además, que “en promedio sus precios son 20 % y 30 % más bajos que en otras zonas, pero que aún así, el panorama actual en ese cantón se mantendrá, al menos, por diez años más.

Servicios pasarán al Municipio

Un requisito para que el Municipio apruebe una urbanización es que este se provea autónomamente de los servicios básicos. Según el director de Planeamiento Territorial, Osvaldo Segarra, el Código de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización establece que la infraestructura será entregada al Municipio. “Es un problema, porque las plantas de tratamiento que emplean técnicas como osmosis inversa no son rentables. Terminaría siendo más costoso que el agua que proveemos con Emapag”. Debido a esto trabajarán en una ordenanza para que las inmobiliarias garanticen la sostenibilidad, mantenimiento y costos de los proyectos otorgados al Cabildo.

A LA CARTA