domingo, 22 julio 2018
23:06
h. Última Actualización

La universidad resalta poco del cambio a la ley

Directivos señalan el apoyo a la educación técnica y la reforma al sistema de admisión. Hay expectativa por cómo se aplicará.

18 may 2018 / 00:00

El apoyo a la educación técnica y tecnológica para que se convierta en una alternativa real a las carreras tradicionales; y la ampliación de los criterios para asignar cupos en la universidad pública, son los dos temas que resaltan los directivos de instituciones locales de educación superior consultados por EXPRESO.

La Asamblea Nacional aprobó el martes pasado una reforma a la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES), que según sus patrocinadores, afectaba al 60 % de ese cuerpo legal.

Los dos temas son parte de los cambios con los que se busca solucionar la situación de miles de bachilleres que cada año se quedan sin poder ingresar al sistema universitario.

El vicerrector académico de la Universidad de Guayaquil, Fernando Sandoya, señala como “el cambio más importante” la creación del cuarto nivel (posgrado) tecnológico.

Espera que eso incentive a los jóvenes a buscar también las carreras de ese campo y así se reduzca la presión sobre las universidades públicas.

En ese punto coincide la directora general del Instituto Tecnológico Sudamericano (Tecsu), Sonia Villacrés. “Esa es la principal conquista”, afirma, incluyendo la ubicación de los títulos de técnicos y tecnólogos como de tercer nivel, al igual que las licenciaturas.

Confía en que eso ayude a eliminar los prejuicios sociales sobre estas opciones profesionales, a las que se las suele considerar inferiores en estatus; y también las limitaciones académicas, pues antes de esta reforma, quienes se graduaban allí no podían seguir estudios de cuarto nivel o posgrado.

Sin embargo, fuera de esos dos cambios, los consultados hallan poco más que resaltar.

Sandoya cita el cambio del concepto de bienestar estudiantil por el de bienestar universitario, porque eso permitirá incluir a los profesores y hasta a los servidores de la entidad.

También la creación de un régimen especial de compras públicas, más acorde a la dinámica y necesidades de la universidad. Y, por último, la disposición de que los recursos no ejecutados en el ejercicio fiscal de un año, pasen de forma automática al presupuesto del siguiente. Actualmente, los recursos no ejecutados al final del año son devueltos al Estado.

El vicerrector de Investigación y Posgrado de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG), Walter Mera, coincide en ese punto, aunque refiriéndose a los recursos asignados para investigaciones.

También elogia que se haya dispuesto la asignación del 6 % del presupuesto para ese rubro; y que se permita la creación de fuentes complementarias de ingreso para las universidades.

Pero poco más de eso. Por cierto, a diferencia de legisladores que impulsaron la reforma a la LOES, ninguno de los consultados afirmó que estos cambios evitarán que haya aspirantes que se queden sin cupo para ingresar a la universidad.

Educación a distancia

Fernando Sandoya no ve en la reforma “un cambio realmente disruptivo” o una proyección de la universidad a corto plazo. Dice que el mercado laboral y la sociedad cambian rápido, empujados por la tecnología, y que la universidad es lenta para reaccionar. A su criterio, no se incentiva la educación virtual, no solo para ampliar la oferta académica y la cobertura, sino para que cursos disponibles en la red puedan ser homologados o validados como créditos de la carrera.

El verdadero inconveniente es la falta de infraestructura

El problema de acceso a las universidades no es el examen de ingreso en sí, si no la falta de cupos de las instituciones de educación superior (IES).

Andrés Santos, presidente de la FEUE, destaca que con las reformas a la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES), se tome en cuenta el récord académico para asignar los cupos, pero considera que el problema raíz es la falta de infraestructura en las universidades, por ello espera que con el incremento de la participación estudiantil en los cogobiernos -también aprobado en la reforma a la ley- se pueda hacer veedurías a las IES, y verificar que las asignaciones económicas no se vayan en pago de nómina, que ocupan un 80 %.

Daniel Vásconez, que preside la Federación de Estudiantes Universitarios Particulares del Ecuador, coincide en que “el problema real del ingreso no es la prueba; es la capacidad de la universidad de dar cupos”.

Para el presidente de la Federación de Estudiantes Politécnicos del Ecuador, Ricardo Sandoya, el tema está pendiente de cómo lo apruebe el Ejecutivo.

Los tres dirigentes estudiantiles consideran un atentado a los derechos de elección de autoridades de las universidades particulares la creación del Consejo de Regentes, que se agrega en el artículo 47, y que tiene entre las atribuciones elegir rectores o vicerrectores y/o solicitar su remoción.

“El Consejo de Regentes es una eliminación tácita del principio de cogobierno y anula los derechos de participación de los estudiantes, siguiendo la lógica de los consejos de notables”, dice Vásconez, para quien, además, la regulación de costos debe ser subido a la ley y no mantenerse como un reglamento sin sanción.

Entre las reformas a la LOES, Santos destaca la obligación de las IES de tener guarderías universitarias para evitar la deserción estudiantil. Mientras que Sandoya resalta el cambio a los requisitos para ser candidato al cogobierno estudiantil, debido a que aumenta el universo de estudiantes que puedan participar. KSG

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA