jueves, 22 febrero 2018
17:40
h. Última Actualización

La Aurora proyecta tres nuevas salidas

La parroquia urbana no quiere repetir el modelo de La Puntilla y ya construye vías de escape. Se impulsará el comercio interno.

09 feb 2018 / 00:00

Entre media hora y cuarenta y cinco minutos puede tomarle a María Eugenia Cunalema salir de su casa ubicada en la urbanización La Joya, en la parroquia urbana La Aurora, y llegar hasta su trabajo en el norte de Guayaquil.

Ella debe necesariamente llegar hasta la entrada principal de su ciudadela, tomar la avenida León Febres-Cordero y salir hacia la Francisco de Orellana, sorteando a vehículos livianos, pesados y a transeúntes que intentan cruzar la traficada vía.

A Manuel Villacís, quien reside desde hace cuatro años en el mismo sector, le toma mucho más tiempo. Él también debe salir a la León Febres-Cordero para conectarse con Samborondón, cruzar el puente y llegar hasta La Atarazana. Una hora, según sus cálculos. “En promedio ese es el tiempo, pero siempre depende del horario y del tráfico con el que me encuentre al salir. Yo debo dar la vuelta por la principal para dirigirme a La Puntilla”.

Esos tiempos se reducirían, a decir del arquitecto Héctor Pino, director de desarrollo comercial del Municipio de Daule, con la construcción de tres nuevas salidas que apuntan a ser la solución vial del tráfico que se genera en la avenida principal de esta parroquia.

“Nosotros tenemos una ventaja que no la tiene Samborondón, que es poder construir vías paralelas que desvíen el tráfico. Ellos ya se han desarrollado a los lados. Además, existe la posibilidad de poder ampliar uno o dos carriles más la León Febres-Cordero”, precisa.

La primera está del lado de la carretera E486, más conocida como la vía a Salitre, y es la desembocadura de una gran avenida interna que actualmente conecta solo a las urbanizaciones Villa Club y La Joya. La salida, que por el momento es de tierra, está frente a la ciudadela Málaga 1 y a pocos minutos del ingreso a La Puntilla.

“Hace poco más de un año, aumentó el tránsito de vehículos que salen o entran de esas urbanizaciones. Aunque no se compara con el paso por las otras avenidas, porque no todos se arriesgan a circular por tierra. Pero desde aquí es mucho más rápido”, menciona Xavier Mendoza, quien a diario usa esta vía para llegar a su casa.

La segunda está del otro lado de la parroquia y conectará la misma avenida interna con la calle que utilizan los moradores de Villa Italia y La Rioja para ingresar a las urbanizaciones y saldrá al inicio del ingreso a la parroquia, por el lado de la avenida Francisco de Orellana. Ese cruce aún no está abierto, pero se prevé que con la construcción de nuevas etapas el paso pueda ser utilizado.

Y la última salida es la que viene junto al puente que unirá (en los próximos dos años) a Guayaquil con La Aurora y que está en proceso de adjudicación. “Esta es una buena noticia, ya que el tráfico ha empezado a generarnos problemas terribles. A veces, especialmente cuando hay accidentes o llueve, te quedas una hora en el trancón”, cuenta José Luis Mendoza, residente de Villa del Rey.

Pino también indica que la idea es que pequeños centros de comercio se instalen alrededor de estas nuevas salidas para que las personas no tengan que ir hasta la Febres-Cordero.

“Haremos una modificación a la ordenanza. No se permiten comercios en las ciudadelas porque son residenciales, pero cada una debe contar con un complejo de tres o dos locales que puedan abastecer de comercio rápido”.

“Queremos que la vía sea urbana”

Que el transporte pesado que actualmente pasa por la avenida León Febres-Cordero deje de circular por la vía para así reducir más el flujo vehicular, es el objetivo al que apunta el Municipio de Daule.

“Se ha conversado con el Ministerio de Obras Públicas y la idea es que puedan entregarnos la vía, pues queremos que se convierta en urbana. Estamos poco a poco programando la salida de los pesados”, menciona el arquitecto Pino. El funcionario espera que la entrega se concrete lo más pronto.

A LA CARTA