domingo, 17 junio 2018
20:36
h. Última Actualización

“La Circunvalación Norte estaba subutilizada”

La Autoridad de Tránsito Municipal tiene planificada la apertura de un parterre y el retiro de muros en los extremos de la vía. Explica que la calle no es residencial.

13 mar 2018 / 00:00

Un anillo vial que comprende a las avenidas Francisco Boloña, Otto Arosemena, John F. Kennedy y Plaza Dañín es la solución que la Autoridad de Tránsito Municipal tiene para descongestionar el tráfico que actualmente se genera en la zona y que ha provocado el malestar de los moradores de la Circunvalación Norte.

“No se puede salir ni en la mañana ni en la noche. El tráfico es insoportable y aquí debería haber más control. Sinceramente, hemos perdido la tranquilidad y la seguridad vial en el barrio”, aseguró a EXPRESO César Ochoa, uno de los residentes de la avenida.

Los vecinos, por medio de una publicación realizada por este Diario el pasado 9 de marzo, mencionaron que la Circunvalación Norte es una vía residencial y que “no es posible que la ATM desvíe todo el tránsito a ese sector”.

Sin embargo, Fernando Navas, director de Planificación de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), explica que esa calle siempre estuvo considerada como una “vía arterial”, por lo que sí está en capacidad de recibir un mayor flujo vehicular. “Esta es una vía de unos 12 metros de ancho, que es una característica para una vía arterial. No es residencial. Que durante muchos años haya sido subutilizada, es diferente”.

El arquitecto Freddy Granda, jefe de planificación de ATM, menciona que todo empezó cuando la institución atendió el pedido del Municipio por el cambio de uso de suelo (de residencial a comercial) en la avenida Francisco Boloña, que está paralela a la Circunvalación.

“Tuvimos que implementar el anillo vial y como primera medida se recomendó que se haga en un solo sentido la Boloña, hacia el sur. Eso provocó que el tráfico hacia el norte se concentre en la Circunvalación, pero eso se solucionará este año con las dos obras que están pendientes”, sostiene.

La primera, y la que más rápido estaría lista, es la apertura del tramo del parterre central de la avenida Kennedy y que está a la salida de la Francisco Boloña, tal como lo adelantó este Diario en la publicación pasada.

“Vamos a crear un giro a la izquierda e instalar un semáforo. Eso permitirá que se pueda virar hacia la Kennedy sin necesidad de tomar la avenida del Periodista, que también se satura en horas pico”, indica Navas.

La otra acción es quitar los muros que dividen los carriles en el puente a la salida de la Circunvalación Norte hacia la Plaza Dañín, lo que evitaría el estancamiento de vehículos.

Luego de la culminación de los trabajos, la avenida pasará a ser unidireccional hacia el norte, para completar el diseño del anillo vial previsto.

Para Carlos Jiménez, planificador urbano, esta es una solución a corto plazo. “Es probable que algo alivie, pero los negocios comienzan a reubicarse cerca del flujo de tráfico y siguen los problemas. Se arregla el tráfico y por otro lado aparece, y vuelven a parchar. No hay planes a largo plazo sostenidos”.

El experto asegura que la ciudad debe empezar a cobrar por rodar, pues así se incentivaría el uso del transporte público.

Voces

Freddy Granda, director de Planificación de la ATM

La Dirección de Transporte está analizando la posibilidad de hacer circular los buses por la Boloña para que puedan circular a la izquierda y que los livianos tomen la av. del Periodista.

Carlos Jiménez, planificador urbano

Los residentes se quejan con justa razón. Arreglan por un lado, y por otro lado se daña. Es momento de pensar a largo plazo y establecer medidas que vayan con el crecimiento de la ciudad.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA