domingo, 22 julio 2018
15:54
h. Última Actualización

Los vecinos de la Católica, acorralados por el tránsito

Los autos que ingresan al campus obstruyen las calles, generan retrasos y hasta accidentes. La falta de señalética, agentes y control agudiza el problema.

13 jul 2018 / 00:00

Todos los días Leonor Zúñiga está obligada a lidiar con lo mismo. Con el caótico tráfico que invade la avenida de ingreso a la ciudadela La Fuente, ubicada junto a la Universidad Católica, que a causa de los autos que se dirigen a la institución, sobre todo por la mañana, de 06:30 a 08:00, tienen problemas para entrar o salir de su residencia.

Además del estrés, las quejas entre los residentes, que se suman a los de las cooperativas San Pedro y Santa María de las Lomas, cuya vía principal (calle Bellavista 5 de Junio) también -por la misma razón- permanece congestionada, se basan en el tiempo que pierden en las largas filas que se forman, lo que les genera retrasos, y las pocas medidas que toma la Agencia de Tránsito Municipal (ATM) para dar fluidez al sector, en el que ya han ocurrido una serie de accidentes.

Zúñiga, quien tiempo atrás fue testigo de cómo un auto que invadió el carril atropelló a Luis Gonzales, vecino y fundador de Santa María de Las Lomas, cuenta que llega tarde al trabajo porque le toma 50 minutos ir a su oficina en la Alborada. Sale de su casa a las 07:00 y demora al menos 25 minutos solo para llegar a la avenida Carlos Julio Arosemena, que está a escasos metros.

“Hace cinco años, cuando los estudiantes no ingresaban por aquí, demoraba 5 o 7 minutos máximo. No estamos en contra del campus, sabemos que los chicos necesitan de este acceso. Sin embargo creemos que ya es necesario que se intervenga el área para facilitar el paso”, manifiesta.

Daniel Santibáñez, quien habita en el 5° callejón 1 S-O hace 30 años, asimismo mediante una asamblea vecinal realizada esta semana, hace un llamado a las autoridades para que coloquen rompevelocidades y señalética “de inmediato”. En todo el sector no existe o al menos no se visibilizan letreros que confirmen que las aceras pueden ser utilizadas como parqueaderos improvisados e incluso que confirmen que ciertos tramos son de una o doble vía.

Al final de la calle de ingreso a La Fuente, por ejemplo, según lo constató EXPRESO, a veces los carros ocupan dos columnas y otras se ‘chocan’ de frente. “Nadie sabe si por aquí se puede también retornar, pero como no hay letreros, no nos queda de otra que andar con cuidado”. Sobre todo, precisa Wendy Salcedo, conductora, porque la avenida, por la cantidad de vehículos estacionados, que se sitúan a lo largo de unos 60 metros (y a veces llegan hasta La Fuente), tiende a volverse estrecha.

Para José Alvarado, de esta última ciudadela, esta desorganización vial que existe y se repite de 18:00 a 20:00, corcha también las puertas de entrada de su vecindario. “Si queremos salir a comprar o tenemos una urgencia, nos toca esperar a que todos pasen o meternos como sea entre los autos para ganar un espacio”.

Uno de los estudiantes de la Universidad Católica, que solicitó no se publicara su nombre, reconoció a este Diario haber dejado “un par de veces” su vehículo, por alrededor de tres horas, en la zona de conflicto. “Lo hice porque otros lo hacían. Y es que en realidad es más fácil aparcar aquí que en el campus, allá demora mucho. Es más cómodo ir caminando”, admite.

Respecto al tema, el arquitecto Freddy Granda, jefe de planificación de la ATM, asegura tres cosas: que sí se hacen operativos, que se emiten multas, y que las señaléticas, incluidas las de parqueo, han sido sacadas por los conductores o “robadas por los chamberos”.

“Nosotros hacemos nuestro trabajo, pero falta corresponsabilidad”. Los dueños de los negocios aledaños, por citar un caso, “permite que la gente se estacione donde sea para que les consuma y eso causa atascos”.

Granda, que asegura -tras estas denuncias- que incrementarán los operativos, no descarta a futuro instalar cámaras para emitir sanciones a los contraventores. Y tampoco lanzar un programa que “enseñe”, una vez más, al conductor respetar las normas, las zonas y al peatón.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA