viernes, 17 noviembre 2017
14:56
h. Última Actualización

Planillas con costo elevado

La mala lectura de los medidores es una de las razones por las que varía el valor de la factura de electricidad. Otra es el promedio de consumo.

16 sep 2017 / 00:01

La planilla del servicio eléctrico había salido diferente. El costo de la factura a pagar este mes era mayor a lo que usualmente cancela Glenda Hernández. Su esposo pensó que era un error o que el costo del servicio había subido, pero un compañero del trabajo le aconsejó verificar si la lectura de consumo facturado coincidía con su medidor. Ahí estaba el detalle: una diferencia de 350 kilovatios entre el dispositivo y el papel.

A la usuaria, domiciliada en la ciudadela Coviem, le alertó que en esta fecha haya un incremento del consumo. Igual le sucedió a Patricia Andrade, por tercera ocasión, en cuya casa hubo incluso cambio de medidor para hacer “una eficiente lectura del consumo”, que fue lo que le dijeron en aquella ocasión después del reclamo que realizó en la empresa eléctrica.

Andrade explicó que de un mes al otro su factura tenía un costo mayor. Por eso había revisado el medidor, comparando con la planilla, y al igual que Hernández descubrió que los valores no coincidían, por lo que fue a poner la queja correspondiente.

“Fui con la foto del medidor y la planilla y pregunté a qué se debe ese error. ¿O la persona que hace las lecturas en los domicilios se equivocó, o cómo me sacaron ese consumo que dista mucho del consumo real?”, se pregunta.

La respuesta que recibió la desconcertó más. “Me indicaron que hay ocasiones en que no es posible visualizar el medidor y allí se aplica otro método para establecer el consumo y facturar: haciendo un promedio de los últimos seis meses de consumo”.

Lo que Andrade considera un error, pues entre un semestre y otro hay diferencias abismales “por el clima”, resalta. “En invierno hace más calor, por lo que se prende el aire acondicionado y es obvio que el consumo se eleva, pero ahora que estamos en verano, con tanto frío, el consumo debe bajar porque no encendemos dicho aparato”, argumenta ella.

Luis Aguirre, jefe comercial de la Corporación Nacional de Electricidad - Unidad de Negocio Guayaquil, no desmiente lo del promedio. Sostiene que es una forma de hacerlo “cuando el medidor no está visible. Eso se debe a que están adentro, hay rejas, o algún obstáculo que impide que el lector realice su labor”.

Por esa razón se aplica el método del promedio. Es una potestad de la CNEL, pues está en el reglamento. Pero, afirma Aguirre, la empresa acoge todos los reclamos y realiza las verificaciones respectivas para, de ser el caso, enmendar el error haciendo una refacturación. Solo en agosto llegaron más de mil.

Para ello, los abonados deben llevar fotos (a modo de prueba) del medidor para verificar y agilizar el proceso. Mientras ese trámite esté en curso, la entidad tiene la obligación de detener las posibles órdenes del corte de servicio eléctrico que se aplica a los usuarios que adeudan facturas, dice el funcionario.

El Departamento de Comunicación de esta trabaja con la campaña ‘Pago justo’, enseñando a los usuarios a identificar el consumo mensual que le contabilizan en las planillas y que puedan reconocer si se le está facturando correctamente o no, para que puedan hacer el reclamo correspondiente. KSG

A LA CARTA