domingo, 17 diciembre 2017
01:04
h. Última Actualización

Los padres celebraron su día en diferentes escenarios

Llenaron los patios de comida, cines, museos y parques. Otros viajaron o festejaron esta madrugada. Los malls fueron una tribuna más de su festejo

19 jun 2017 / 00:01

Ayer fue un día diferente para Santiago Segura, de 77 años. Su hija Claudia, quien vive en Italia, llegó a Guayaquil en la madrugada para celebrar su día con él. Habían pasado 15 años desde la última vez que lo hicieron, pues si bien cada tres años ella lo visita, su viaje nunca había coincidido con esta fecha. Estaba feliz.

Por eso Claudia, la mayor de cuatro hermanos, todos varones, preparó un programa especial para su progenitor, que incluyó desde un desayuno bufé en la cafetería La Canoa (que albergó a cerca de mil comensales en el día); una tertulia a cargo del flautista Carlos Prado en los bajos del Museo Julio Jaramillo en Puerto Santa Ana, y una visita al zoológico El Pantanal.

“Mi padre es veterinario, estuvo en África y trabajó en haciendas. Ama los animales, la buena música, la comida. Hoy he decidido armarle un combo con lo que le gusta, hasta con cerveza. Y es que mire, está mayorcito. Tengo miedo que en mi próximo viaje no lo vuelva a ver...”, precisó, mientras su familia, integrada por 17 miembros, se acomodaba aún al interior del restaurante, para retratar el momento.

En las afueras, mientras tanto, otros padres, cual turistas, aplanaron las calles del centro, comprando, comiendo, haciendo deportes.

“Mi esposa me dijo qué quería y le dije que correr. No quería corbatas, nada de gastaderas. Vamos a trotar por el Malecón y luego iremos a un mall a comer”, dijo Fernando Benítez, ataviado con un gorro y camiseta amarilla de la Tricolor, que en la espalda tenía impresa la frase: ‘Grande pa’, eres el mejor’.

Así, el Día del Padre, al que incluso Google le rindió homenaje cambiando su habitual logo por una imagen animada en la que un cactus peina a su hijo, juega con él, lo riega o le enseña a afeitarse, se celebró por toda la ciudad. Y los centros comerciales, todos, fueron partícipes del agasajo. Los patios de comida, especialmente, se convirtieron en centros de reunión familiar en la que se entregaron no solo obsequios, sino también dulces, galletas hechas por los niños.

Coralía Caicedo, de 5 años, por ejemplo, entregó un galletón en forma de tractor a su abuelo. Le puso chispas de chocolate, crema pastelera, chantillí y un sticker que decía “Te amo”. Su obra la hizo en el stand ‘Cookie Boss by Riocentro’, que entre las 13:00 y 15:00 lucía abarrotado de infantes.

En el resto de malls del norte, centro y sur de Guayaquil, el panorama fue similar. Las familias llegaron a partir del mediodía para ser partícipes de shows musicales y teatrales en vivo y funciones de cine. De hecho este último fue uno de los puntos más visitados durante el día.

En Mall del Sol y CityMall, las colas eran enormes. Se pudo ver a los padres ingresando a ver ‘La Mujer Maravilla’, acompañado de enormes fundas de regalos y globos.

En La Canoa, según lo previsto, la actividad se mantuvo hasta la madrugada de hoy. El clan Garzón Cedeño separó una mesa para ‘cenar’ con su padre a las dos de la mañana. Él es camionero y llegará a esa hora de Ibarra. “Lo festejaremos con una comida típica. Se merece todo. La hora o no dormir es lo que menos importa”, dijo Valeska, la segunda de sus cuatro hijas.

A LA CARTA