domingo, 22 julio 2018
00:27
h. Última Actualización

En la Emergencia del León Becerra nadie descansa

El servicio en este hospital del Astillero se mantiene las 24 horas. La deuda de $ 9 millones incide en la demanda de atención. Llegan 75 % menos usuarios.

17 abr 2018 / 00:00

La pequeña llegó con fiebre de 40 grados. Eran ya las 03:00 del viernes. El malestar no le baja, dice José, el padre, quien prefirió no dar su apellido. No es que recién se le había encendido la temperatura, desde el mediodía ya estaba así. A las 21:30, cuando llegó del trabajo, su esposa lo esperaba con la niña para llevarla a un hospital público. “Ahí me dijeron que no era de urgencia, que al día siguiente fuese al dispensario más cercano. La fiebre no le baja y no nos dieron ni un medicamento”.

Fue entonces que pensó en el León Becerra, el hospital que hace tres meses sacó a su niña de tres años de una crisis respiratoria. “Lo que pasa es que aquí hay cosas que no cubre el Seguro y debo pagar”.

Este centro de salud es parte de una oenegé -Benemérita Sociedad Protectora de la Infancia (BSPI)- donde la atención en Emergencia cuesta 15 dólares (12 es para consulta normal), que también atiende a pacientes asegurados.

La hija de José fue la paciente número 19 del turno de Emergencia que inició a las 08:00 del jueves y terminó a la misma hora, pero del viernes. Una larga jornada que implicó 22 consultas en total.

Una cifra que no resulta importante para una institución que hasta el 2017 recibía a 200 personas por día y que en octubre del 2014 obtuvo la calificación por Certified Green Partners como primer hospital ecológico de Latinoamérica.

“Hay un bajón en las atenciones”, dice Mariana Caicedo, una de las médicas de turno en el área de Hospitalización. “Todo se debe a la crisis, una situación que no la generó nuestra institución. La provocan otros”.

La queja de la empleada tiene su origen. Entre el 2014 y el 2017 el Ministerio de Salud debía desembolsar alrededor de $ 80.000 al León Becerra, montos que no se asignaron y como resultado, se dejó de pagar a 270 trabajadores y a 100 proveedores. Otra cuenta pendiente proviene del Seguro Social: $ 1,8 millones.

Desde el 28 de febrero que la ministra de Salud se reunió con los funcionarios de la BSPI, con la promesa de pagar, se incrementó en dos meses más el atraso en el pago de los sueldos.

Pero esta situación de crisis económica no incide en el trabajo de las personas que cubrieron ese jueves y viernes el área de Emergencia.

Mientras Cristina Barahona y Christian Ruiz, médicos que cubren las urgencias médicas de ese día, atiende a los pacientes, cerca de ellos, el personal de limpieza cubre su turno a eso de las 02:10. Mientras que otras 10, se reparten en Enfermería e Información, que funcionan para asistir a los familiares de los pacientes del IESS.

Aunque las deudas del IESS y del Ministerio de Salud tienen al límite al León Becerra, ni siquiera por eso se deja de atender a quienes provienen de estas instituciones, dice Ricardo Koenig, presidente de la BSPI.

Desde que abrió sus puertas el 10 de octubre de 1928, varias generaciones se atendieron en este hospital. A las 22:10, Mercedes Lizano Mora llegó con su nieto. “Aquí atendí a mis hijos y siempre los sacaron de sus enfermedades”. Ella vive en Pascuales.

El menor, como sucedió con la mayoría de los menores esa noche, llegó con alta temperatura. “Por suerte ha sido una guardia sin sobresaltos”, dice Cristina Barahona, al borde del cansancio al final de una jornada maratónica de 24 horas de guardia en la Emergencia del León Becerra.

En dos tiempos

Baja el ritmo

A determinadas horas el área de Emergencia disminuye su actividad. Sucede más desde que la crisis incidió en la demanda del servicio en el León Becerra. Sin embargo, siempre hay médicos a la espera.

En pensionado

El hospital tiene otras áreas que tampoco suspenden sus labores las 24 horas. La de farmacia, la sección de exámenes y pensionado, que reciben pacientes cuando el enfermo debe quedar internado.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA