lunes, 20 noviembre 2017
01:05
h. Última Actualización

La esperanza llega a la Delta

El Cabildo revisa la planificación que creó la Facultad de Arquitectura para un escenario más sustentable. Hoy se realizará una reunión con Obras Públicas.

13 sep 2017 / 00:01

La ciudadela Bolivariana se construyó en los años cincuenta, fue una obra del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. En su tiempo de existencia, jamás una administración se acercó a los residentes a preguntar o socializar los cambios previstos para la zona. Hoy eso es parte del pasado.

La participación ciudadana arribó al sector con el ambicioso Proyecto Delta, un plan urbanístico que nació en la Facultad de Arquitectura y que pretende cambiar el escenario de esa área y volverlo más amigable, tanto como para residentes como para las más de 60.000 personas que coinciden a diario en la Universidad de Guayaquil, entre estudiantes y personal administrativo.

Este Diario dio a conocer aquel anhelo el mes pasado. Luego de eso, el alcalde Jaime Nebot recibió a los promotores en su despacho y tomó con beneplácito la iniciativa. Pero les puso un requisito para su ejecución: contar con el aval técnico de la Autoridad de Tránsito Municipal, de la Fundación Siglo XXI, encargada de la regeneración, y de la Dirección de Obras Públicas. En esas reuniones, que han sido cerca de una decena, se halla ahora el personal de la facultad.

“Es inédito en Guayaquil que la academia trabaje de la mano con las autoridades una obra de este tipo”, reconoce orgullosa la decana de la entidad, Ivetheyamel Morales. Más inédito aun es que también los moradores hayan sido llamados a ser protagonistas en esta planificación urbanística, igual que los comerciantes quienes, por la reja que se puso “para seguridad y mejora del tránsito”, en julio pasado, han reducido sus ventas hasta en el 90 %.

“Las cosas se están haciendo como debieron hacerse desde el principio. Hay cerca de 300 viviendas y 400 negocios en la ciudadela y que hoy, al fin, nos tomen en cuenta, es un ejemplo para los administradores de la ciudad, los que están y los que vendrán”, comenta Marcelo Santillán, vocero de los comerciantes del sector.

Ellos piden un paso peatonal provisional de urgencia, pues algunos no pueden seguir pagando arriendo.

A los residentes también los emociona el Proyecto Delta. Manuel Mera, su vocero, cree que lo que se gesta es un cambio arquitectónico de fondo. Nunca previsto. “Si la Universidad de Guayaquil no hacía esta propuesta, probablemente nos moríamos sin que haya una mejora sustentable”.

El plan está dirigido por el arquitecto Héctor Hugo y se enlista como Fondo Competitivo Interno, desde donde surgen artículos científicos, trabajos investigativos y de vinculación con la comunidad.

La esperanza llega a la Delta
Manuel Mera, vocero de los residentes de la ciudadela Bolivariana

Es un proyecto que beneficiará al turista, a los residentes y a los miles de estudiantes que tiene la universidad... Un plan que prevé un cambio arquitectónico de fondo. Realmente muy bueno.

La esperanza llega a la Delta
Ivetheyamel Morales, decana de la Facultad de Arquitectura

Las reuniones con las autoridades municipales continúan. El paso a seguir es que este proyecto, que nace de la academia, se convierta en una realidad. Ha sido un trabajo arduo y participativo.

A LA CARTA