domingo, 19 noviembre 2017
14:41
h. Última Actualización

Gabriel Calzada: la regulación causa que las universidades se queden atrás

23 jun 2017 / 00:00

Desde la óptica liberal, expone su visión de lo que debe ser la educación universitaria, en particular la privada.

- ¿Cuál es la importancia de la educación superior privada en la región? ¿Es posible medirla, visualizar su aporte?

- Creo que es evidente en la región. Aquí tenemos el caso concreto de la UEES. He podido ver un clarísimo esfuerzo por mantener un estándar de calidad, por ver cuáles son las mejores prácticas a nivel internacional y encontrar cuáles son aquellos estudios que el mercado y la ciudadanía están demandando. Están surgiendo un montón de nuevas formaciones, que si te quedas estancando en lo que era la formación de antes, no las vas a poder ofrecer. Pero sí veo al mismo tiempo que la educación superior privada está teniendo un problema, porque está tan regulada que no puede fácilmente adaptar sus programas a lo que la ciudadanía está pidiéndole.

- A las universidades privadas precisamente se las acusa de haberse concentrado en la formación y no profundizar en la investigación científica.

- Creo que es en gran medida una visión injusta. A nivel global, gran parte de la investigación viene de la enseñanza privada. En general, viene de aquellos países en los que la educación superior está abierta y las universidades pueden poner cualquier tipo de proyectos. En esa apertura, ya sean privadas o públicas, es donde las universidades pueden experimentar, ensayar y de ahí surge la investigación.

- Pero en los rankings, a nivel regional, las universidades públicas están a la cabeza.

- También las hay privadas. Creo que ahí es importante ver por qué mientras en países como Estados Unidos las universidades privadas son las primeras, en los de América Latina ocurre lo contrario.

- ¿Y cuál es la razón?

- Creo que en gran medida es por el sesgo que tienen esos rankings, para bien o para mal. Hablan por ejemplo de profesores a tiempo completo y contratos de por vida y eso te lo puntúan al alza. Eso puede tener sentido en Europa o Estados Unidos, pero no en América Latina, donde lo que se trata es precisamente de aprovechar los recursos, los profesionales exitosos, los investigadores que trabajan en empresas, para que al mismo tiempo sean académicos que compartan su experiencia. Si tú puntúas ese tipo de cosas en países con menor capital económico y social, y le penalizas por no contratarlos a tiempo completo, pues te vas a ver más abajo en el ranking.

- Usted defiende la ideología liberal en todos los ámbitos, incluida la educación superior...

-... Yo defiendo la libertad de los seres humanos, no sé si es ideología o no. Y la libertad de todo el mundo, de los que creen en el liberalismo y de los que creen en el socialismo...

- Decía que usted es muy crítico con el control estatal socialista, que en cambio presenta al liberalismo como la ausencia de un necesario control. ¿Es así?

- Es poner el control en quien lo tiene que tener, que es el consumidor, la sociedad civil. ¿Por qué creemos que las panaderías no deben estar controladas y reguladas por el Estado? Porque al final es el consumidor el que dice “yo prefiero aquel pan”. O para mis intereses, me gusta más aquella panadería. Pensar que la educación es diferente es un grandísimo error. Al final, lo que necesitamos es que el ciudadano decida qué tipo de educación y contenidos le interesan. Pensar que alguien desde arriba es capaz de ver cuáles son los mejores contenidos y las formas de darlos, es un error gravísimo. Eso nos lleva a un adoctrinamiento generalizado y a que no haya un debate de ideas.

- Siguiendo su ejemplo, ¿qué pasa si esa panadería pone un precio o condiciones que la hacen de difícil acceso para todos? ¿No justificaría eso que el Estado establezca una regulación para asegurar una igualdad de oportunidades de acceso?

- En la práctica real, si una panadería vende a unos precios muy elevados, lo que la gente hace es irse a otro lado. La clave es que haya libertad para establecer otra panadería cerca. Entonces, enseguida en esa dinámica social tendremos a quienes ofrecen servicios de mejor calidad a menor precio. Lo que lleva a mucho precio y poca calidad son los monopolios. Y mientras más regulado esté, más monopolio hay. Creo que la regulación es un grave error. La regulación en el sistema educativo lo que causa es que se queden atrás las universidades. No hay un país regulado que esté a la punta de la enseñanza. No hay ninguno.

A LA CARTA