sábado, 24 junio 2017
08:19
h. Última Actualización

El cuarto más alto de América

Guayaquil inaugura un monumento gigante del Cristo del Consuelo. Será de los más grandes de la región. El alcalde y el arzobispo presiden la ceremonia

17 dic 2016 / 00:00

Llegó el día. El monumento del Cristo del Consuelo, el símbolo de la fe guayaquileña y legado prescrito del bicentenario de nuestra ciudad, se inaugura esta mañana con una sesión solemne en el sector conocido como Cisne 2.

Su cruz de 36 metros lo ubica desde ya como el cuarto monumento a Jesús más alto de América, seguido incluso del emblemático Cristo Redentor de Río de Janeiro, en Brasil, que mide 30 metros.

El primer lugar de este tipo de obras religiosas lo tiene el Cristo Rey de Caldas, Colombia, que mide 45,5 metros incluida la edificación inferior, que es claramente mucho más grande que la propia estatua.

El segundo lugar lo tiene el Cristo del Pacífico, un monumento peruano que en su conjunto tiene una altura de 37 metros. La estatua en sí mide 22 metros y está instalada sobre una base de 15 metros.

En el caso del Cristo del Consuelo, aunque tiene una cruz de 36 metros, el monumento que creó el esmeraldeño Nixon Córdova solo mide 15 de alto por 15 de ancho. El artista trabajó la réplica de la imagen del santuario que anualmente reúne a miles de fieles en la procesión católica más numerosa del Ecuador.

En una entrevista anterior con este Diario, reconoció que no es su obra más alta. Ese título lo tiene ya la Purísima de Macas, que mide 20 metros. Sin embargo, la emblemática representación religiosa hicieron que afirme que “es la más grande, de grandeza”, por la importancia que tiene a nivel nacional.

En América, otros monumentos a Jesús se cuelan como emblemáticos. Entre ellos se enlistan, por ejemplo, el Cristo Bendicente de Argentina y el Roto, de México, con 28 metros cada uno. El de La Misericordia, de Nicaragua, con 24 metros y el de La Habana, que tiene apenas 23.

El Cristo que se inaugura hoy no es el único en Guayaquil. Puesto en su lugar en 1973 y con 15,6 metros de altura, con una base de 11,6 metros, yace la estatua al Sagrado Corazón de Jesús del cerro de El Carmen, zona adonde llegó la regeneración urbana hace una década.

La nueva obra también arriba con cambios de imagen. Los trabajos comprenden un kilómetro, desde la bajada del puente de la calle A, transitando por la calle Balsas, luego por la calle Buena Fe, hasta llegar a la explanada del Cristo.

A LA CARTA