jueves, 22 junio 2017
11:16
h. Última Actualización

Alerta por la llegada de nueva enfermedad

Salud advierte de la presencia del virus de manos, pies y boca. Recomienda que los alumnos contagiados no asistan a clases.

12 ene 2017 / 00:00

Hay una enfermedad bastante frecuente en otros países que ha llegado recientemente a Ecuador. Ya ha afectado a la Sierra y amenaza con también hacerlo en Guayaquil.

Se trata de una dolencia eruptiva producida por el virus Coxsackie, que entra al organismo por contacto con una persona contagiada, a través de secreciones nasales, de la garganta o hasta por las heces.

Más conocida como el ‘síndrome boca mano pie’, esta patología, un tanto inofensiva y de pronta recuperación, que afecta sobre todo a los menores de 10 años de edad, se caracteriza por causar ampollas de agua y llagas en la boca (que evitan que el niño pueda comer y beber) y posteriormente en el cuerpo, afectando sobre todo las manos y los pies (de ahí su nombre).

Al momento se desconoce si hay casos registrados en Guayaquil. En 2016, según cifras emitidas por el Ministerio de Salud Pública (MSP), se presentaron 100 casos a nivel nacional, la mayoría de ellos en Chimborazo y Pichincha.

Pese a ello, en la ciudad las alertas han sido lanzadas. Días atrás el MSP envió un comunicado a los establecimientos educativos sobre la patología, a fin de evitar contagios.

La misiva, que entre otros datos incluía información general sobre el mal, invitaba a los maestros y padres de familia a tomar medidas de control y prevención. Los niños que se sientan enfermos o tengan fiebre -explicaba- no deberán asistir a los centros hasta que la calentura desaparezca o estos mejoren. “También deberán lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón, especialmente después de cambiar pañales”.

En el país, debido a su baja incidencia y gravedad, el síndrome no es considerado como un evento de salud pública. Aun así, a decir de la ministra de Salud, Verónica Espinosa, el organismo está monitoreando los casos en las escuelas.

La fiebre, la inapetencia, los dolores musculares y de garganta constan también entre los síntomas más comunes. A esto se suma el salpullido. “Un tipo de prurito que no llega a producir pus, ni tampoco forma costras, que es lo que hace que se diferencie de la varicela”, aseguró la subsecretaria nacional de Vigilancia de la Salud Pública, Catalina Yépez.

Para tratar este mal no existe un tratamiento específico. La enfermedad se resuelve por sí sola, con medicamentos para calmar la fiebre y el dolor.

En caso de sospecha de síntomas, las expertas recomiendan acudir al pediatra y no automedicarse. De padecer la enfermedad, hay que evitar ingerir alimentos sólidos. La comida debe ser blanda (papillas, cremas, purés o gelatinas). Las bebidas frías (por ejemplo, los lácteos), minimizarán la lesión bucal.

Educación socializó el aviso

El oficio enviado por el Ministerio de Salud a la cartera de Educación, donde se alerta sobre el virus Coxsackie, fue socializado desde diciembre pasado.

El documento fue enviado a los directores de los 12 distritos educativos de la Zona 8, para que estos a su vez lo deriven a los rectores de las diferentes instituciones educativas, informaron ayer voceros del departamento de Comunicación de la Subsecretaría de Educación de la Zona 8, que involucra a los cantones Guayaquil, Samborondón y Durán.

La idea, dicen los voceros, es que los directivos de los planteles hagan conocer a los padres las medidas que deben tomar en caso de que sus hijos llegaran a padecer la patología. MTM

TAGS:

A LA CARTA