viernes, 20 octubre 2017
01:02
h. Última Actualización

Dos nuevas paradas de Metrovía motivan quejas

En la 25 de Julio, esas miniestaciones complican el giro en U y el cruce de los peatones. La ATM pedirá su reubicación

12 oct 2017 / 00:00

Los peatones están obligados a cruzar en medio del tráfico y los vehículos que quieren girar en U deben avanzar 300 metros más de lo habitual, y medio kilómetro para ingresar a la ciudadela Valdivia. Así está el panorama de la avenida 25 de Julio, cerca del Riocentro Sur y del dispensario del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Dos de las cinco nuevas paradas de la troncal 2 (25 de Julio-Río Daule) del sistema de metrovía que entraron a operar a mediados de septiembre están generando molestias a los transeúntes y conductores.

Agentes civiles de tránsito ayudan a cruzar a las personas por un paso cebra ubicado a unos cien metros del semáforo. También guían a los choferes que desconocen la disposición de que está prohibido girar.

El giro en U y a la izquierda evitaba la aglomeración. La nueva disposición ha creado un constante cuello de botella, incluso los fines de semana.

La pregunta que queda en el aire es: ¿qué pasará cuando los uniformados no estén? La respuesta la tienen los transeúntes consultados por Diario EXPRESO. “Nos toca arriesgar la vida, al cruzar en medio de los automotores”, enfatiza Luis Verdesoto, residente de la ciudadela Los Esteros.

Norma Posligua, paciente del Seguro, no logra comprender los motivos que llevaron a pintar un paso cebra en medio de la nada. “Es cuestión de lógica. Cuando ocurra un accidente de tránsito recién se darán cuenta del error”, opina.

Igual criterio comparten los conductores, entre ellos Andrés Saona, quien para ingresar a la ciudadela Valdivia primero debe girar por la avenida Puyo y luego retornar por la misma vía.

“Quieren organizar el tránsito cuando ni siquiera las calles internas están en condiciones para el retorno masivo de los vehículos”, manifiesta.

Un tercer paradero está a la altura de la avenida Roberto Serrano. Está bien ubicado. El detalle está en que resulta angosto para los cientos de usuarios.

Para Gelacio Mora, representante del Colectivo Tejido Social, lo que ocurre en la 25 de Julio es una muestra de la manera antitécnica en que se trata de coordinar al tránsito.

Considera un absurdo el hecho de que por la operación de las cinco estaciones de la metrovía se haya obligado el desvío de diez líneas de buses urbanos. “Retiran los buses pese a no tener las condiciones para movilizar a unos veinte mil pasajeros diarios, como está calculado”, expresa el dirigente.

La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) aclaró que la señalización y ubicación es responsabilidad directa de la Fundación Metrovía.

El gerente general de la entidad, Andrés Roche, solicitó a la directiva de la fundación que apure los planos aprobados por la ATM, que incluyen la reubicación de las dos estaciones.

Roche reconoce el riesgo al que se exponen quienes circulan por la 25 de Julio, por lo que tomarán medidas, como la reubicación de los pasos cebra.

El presidente de la Fundación Metrovía, Federico von Buchwald, espera recibir hoy los planos. Por lo pronto señaló que la avenida Puyo, por el lado de la ciudadela Valdivia, será unidireccional en sentido oeste-este. Así los vehículos podrán girar a la izquierda.

“También haremos otros correctivos a favor de la ciudadanía”, remarcó.

Se analiza la creación de un circuito que involucre a vías de la urbanización Los Esteros.

Dos nuevas paradas de Metrovía motivan quejas
A LA CARTA